Extremadura tiene tópicos, como cualquier otra región poco conocida. Quizás el más significativo es aquel que hace referencia a su extremo clima que se basa en inviernos y veranos duros (Extrema y dura, ¡vaya! como su propio nombre indica 😉 y que confiere un paisaje seco, casi desolador…

Si quieres empezar a romper con esos tópicos te propongo una escapada a La Vera con una docena de cosas que no deberías perderte:

1. Báñate en alguna de sus 47 gargantas

Comenzamos por el agua.. sí, hay muuuucha agua. Date cuenta que nos encontramos en las estribaciones de la Sierra de Gredos con lo que en verano corre el agua formando a su paso pozas y piscinas naturales para darse un chapuzón. Si vienes en verano, ya lo sabes… no olvides tu bañador.

2. Recorre sus 5 pueblos que son conjunto-histórico

Pueblos llenos de encanto para pasear por sus calles y con la suerte de que están muy cerca unos de otros. Cuentan con la arquitectura popular de los pueblos serranos, compuesta por casas de entramado de madera y adobe y algunas calles por donde discurre el agua por los regatos. Estos pueblos son Pasarón de la Vera, Cuacos de Yuste, Garganta la Olla, Valverde de la Vera y Villanueva de la Vera.

3. Conoce todo sobre el oro rojo: el pimentón

En el museo del pimentón de Jaraíz puedes ver la historia. Su cultivo está ligado a la llegada de los monjes al monasterio de Yuste donde trajeron este producto desde América. Las zonas de cultivo están próximas al rio Tiétar. Cuando el pimento madura se recoje y seca en los secaderos con humo de leña, lo que confiere un sabor inconfundible de ahumado al mejor pimentón del mundo. En septiembre empieza la campaña en las fabricas y se percibe un aroma a pimentón inconfundible. Es un buen regalo para los amigos y familiares llevar una lata de pimentón.

4. Visita la última morada del emperador Carlos V

Carlos V de Alemania y I de España vino a la comarca de la Vera y concretamente al Monasterio de Yuste a pasar sus últimos años de vida. Es un pequeño monasterio, nada que ver con el del Escorial, enorme monasterio construido por su hijo Felipe II. Sin embargo está en un paraje precioso. A pocos kilómetros está el Cementerio Alemán, pero… hasta aquí puedo leer.

5. Disfruta del tabaco con la vista

Me refiero a que no hay que fumárselo, simplemente contemplarlo… mirar esas plantaciones de tabaco… El tabaco es una planta verde que alcanza una altura considerable. Desde la carretera de Jarandilla de la Vera hasta Talayuela verás un mar verde de tabaco impresionante con sus secaderos de ladrillo visto. Al atardecer cuando los aspersores riegan estos campos hay un olor maravilloso a tierra mojada.

6. Degusta la gastronomía típica de la comarca

Cuya base es principalmente el pimentón. Sopas de tomate, migas, cabrito, queso, de alguna otra manera lleva pimentón y de postre, higos, cerezas, kiwis, frambuesas, sin olvidar el famoso vino de pitarra y el licor de gloria.

7. Conoce sus leyenda como la de Serrana de Vera

Bella mujer despechada que a causa de un desengaño amoroso se retira a vivir al monte entre Garganta la Olla y Piorna. Su venganza consistía en invitar a los hombres que se perdían en el monte a su cueva para más tarde matarlos.

8. Disfruta de alguna de sus fiestas populares

Bien sean las de interés regional como el Peropalo, Los Empalaos o Los Escobazos como cualquier otra fiesta, en la Vera hay muchas razones para hacer de cualquier cosa una fiesta. Pueblos cantarines como estos, pocos. El que no sabe tocar algún instrumento, sabe tocar las palmas o raspar una botella de anís pero la música es algo que no puede faltar. Es típico que en las despedidas de solteros, los invitados recorran las calles cantando y son famosas las canciones de ronda.

9. Habla con sus gentes

Es una población especialmente acogedora, sencilla, con ganas de mostrar sus pueblos, sus costumbres, sus fiestas. Si ves alguna boda, seguramente a la salida haya convite a dulce. No temas en acercarte, seguro que te dan una perrunilla, y, por supuesto, no te olvides de felicitar a los novios.

10. Descansa en alguno de sus alojamientos rurales

La comarca de la Vera es la zona que cuenta con mayor infraestructura turística de toda Extremadura, Es por eso que existe variedad de establecimientos para todos los bolsillos y todos los gustos, campings, albergues, casas rurales, hoteles rurales, hasta un parador de turismo.

11.Recorre alguna de sus rutas

El GR111 recorre la comarca desde Madrigal hasta Plasencia. Si eres un gran andarín y tienes tiempo es una forma de patearlo, si no, puedes hacer alguna de sus rutas pequeñas como por ejemplo la más famosa, la Ruta del Emperador que va desde Jarandilla de la Vera hasta el Monasterio de Yuste y conmemora el último trayecto que hizo el emperador en su viaje desde Laredo. También existe la posibilidad de recorrerla a caballo, en bici, o hacer un paseo en kayac por el rio. Disfrutar del paisaje en una actividad al aire libre es un must que no debes dejar de hacer.

12. Haz una visita al otoño de La Vera

Cualquier estación es buena pero debido a la gran vegetación que hay de robles, castaños, cerezos, higueras con tonalidades que van desde el amarillo oro viejo, el amarillo vivo, hasta los rojos de distinta intensidad verás unos paisajes maravillosos. Además gracias al microclima que existe en la comarca al estar al resguardo de la Sierra de Tormantos posiblemente disfrutes de una temperatura agradable.

¿Conoces ya La Vera? ¿Has estado en estos sitios? ¿Qué es lo que más te gustó?

Fotografía destacada cortesía de la autora, cedida para esta web.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Susana Ayala

Sobre Susana Ayala


Susana Ayala Lanciano, se ha dedicado al turismo rural desde hace más de 15 años. Internet ha sido desde esa fecha la ventana abierta al mundo y ha vivido con especial intensidad los últimos 4 años con la explosión de las redes sociales y no digamos ya con su smartphone, no corre si no vuela con @lacasadepasaron. ¿Tecnológica?No,para nada, solo social por necesidad. Desde su reducto rural sigue por streaming, investiga, conversa y se divierte. Creativa insaciable y apasionada de la comunicación