¿Qué es la divulgación científica? Pues ni más ni menos que difundir un conocimiento científico entre la gente. Si a ello le añadimos el “online”, acotamos el espacio a lo que se publica en internet.

Divulgación científica la hacen los científicos que publican sus propios trabajos de investigación, cada vez más en la red… y también la hacen los científicos cuando se apuntan a difundir los trabajos de los demás. La hacen periodistas y medios de comunicación y también la hacen aficionados.

Pero, ¿qué le pedimos a la divulgación científica online? ¿Somos exigentes cuando la consumimos? ¿Por qué nos gustan más unos medios que otros? ¿Te has parado a pensarlo alguna vez?

A modo de reflexión, dejo algunas cosas que, a mi modo de ver, debería tener la divulgación de la ciencia online…

1. Ajustarse a su público objetivo

¿Para quién estoy escribiendo? ¿En qué medio lo estoy haciendo? ¿Se trata de una revista científica para ser leída por colegas científicos o bien un periódico de tirada nacional o una revista generalista? ¿Me dirijo al público en general o a personas con una formación científica o técnica? ¿O a niños, quizás? ¿Un foro? ¿Un blog? ¿Una red social?
Sea lo que sea a lo que nos enfrentemos, tendremos que ajustar el contenido y el nivel de información que proporcionamos a nuestro público y a sus expectativas.
Tal y como nos cuenta Molinos, podríamos hablar de tallas divulgativas:

  • XXL: para científicos de vuestra disciplina y especialidad
  • XL: para científicos de vuestra disciplina
  • L: para la gente de ciencias que no es de la misma disciplina
  • M: para la gente universitaria pero no del mismo campo
  • S: para la gente que no sabe ni que existe algo llamado ciencia
  • XS: para los niños

2. La historia

¿Qué objetivo concreto tienes? ¿Dar a conocer un nuevo concepto? ¿Explicar un descubrimiento? ¿Enseñar algún aspecto concreto sobre algún tema específico?
Una vez que lo tienes claro, tienes que ser específico y no dispersarte ni irte por las ramas.
La historia tiene que tener un fin, una introducción a lo que vas a contar, un nudo y un desenlace… como en las películas, igual.

3. Sencillez

Una vez que tenemos claro a quién nos estamos dirigiendo y qué es lo que queremos contar, podremos ajustar el mensaje que queremos transmitir teniendo en cuenta sus características. No debemos sobrecargar el texto con información que no podrán asimilar, pero tampoco debe tratarse al público objetivo como a Coco: “Esto es arriba, esto es abajo”. Podemos redactar textos simplificando la información sin llegar a ser simples y utilizar hipervínculos, que ampliarán la información de aquellos que lo quieran hacer.
Cada uno de los párrafos ha de contener una única idea y deben ser breves y estar ordenados adecuadamente. Todos los conceptos, por complejos que sean, se pueden explicar para que los entienda hasta tu abuela.

3. No distorsionar la realidad

¿Comprendes lo que tienes que transmitir? ¿Sabes qué significa cada una de las palabras que estás utilizando en tu texto? ¿Tienes que explicar alguna un poco más o utilizar un sinónimo que sea comprensible para tu público? En ciencia el rigor es fundamental. Si un experimento funciona en ratones, no tiene por qué funcionar en humanos… y es imprescindible que esto se transmita porque una de las misiones de la divulgación es, precisamente, difundir el conocimiento… pero sin crear falsas expectativas.

4. Alejarse del sensacionalismo

En internet (bueno, y en todas partes) corremos la tentación de titular nuestros artículos para provocar clics. Está bien y es legítimo, pero ojo con el sensacionalismo. Ojo con esos titulares que incluyen las palabras mágicas. Lo suyo es que el titular nos avance lo que nos vamos a encontrar en el texto. También ojo con las fotos… en ningún caso debería ser aceptable una foto de una mujer desnuda como reclamo de nada, pero en fin, esto supongo que va por barrios…

5. Fuentes fidedignas

En estos casos, no se libran tampoco las afamadas revistas Nature o Science
¿Qué es, entonces, una fuente fidedigna? Bueno… en teoría, el propio equipo de investigación y el medio donde publica su trabajo lo es… para eso se realiza lo que se denomina revisión por pares o peer review de los artículos que se publican… pero es un sistema que ralentiza las publicaciones y que tiene sus detractores, a pesar de lo cual, mantiene a la ciencia en un estado óptimo y saludable. En cualquier caso y por si las moscas, hay que citar siempre…
Si llegara un día que tuviéramos que enfrentarnos a un caso de fraude o similar, se puede rectificar una información recurriendo a la fuente original también.

6. … y contrastadas

Pero lo ideal es contrastar las fuentes, como en cualquier otra materia. No cuesta nada hacer una búsqueda en internet, descolgar el teléfono y llamar a algún “experto” en ese campo que nos pueda corroborar una información o incluso acceder a los propios investigadores de forma directa, que muchos tienen cuentas en redes sociales y sus mails accesibles.

7. Atención al vocabulario

El vocabulario científico y técnico es muy especial, específico y, como veíamos antes, a veces, poco comprensible. Si es obligatorio utilizar palabras muy técnicas, podemos recurrir a los hipervínculos para explicarlas mejor. Dependerá, como hemos visto, del público objetivo y del medio en que estés publicando el que puedas utilizar tecnicismos con o sin mayor explicación. Y también puedes hacer un glosario e hipervincularlo.

8. Utilizar recursos multimedia

Fundamental.
En internet utilizar algo más que palabras es lo suyo. Por recurso multimedia entendemos desde fotografías, infografías, vídeos, presentaciones, descargables (pdfs, por ejemplo)… hasta los mismos hipervínculos. Algo que nos ayude a ampliar la información que estás proporcionando, o, precisamente, que la noticia sea esa… lo multimedia…
Hay herramientas con las que tú mismo puedes crear tus propias infografías o diagramas… ¿Has pensado en el podcasting? El medio da mil opciones que hay que aprovechar.

9. Generosidad

Recomendar otros blogs, otros medios, a otros investigadores, universidades… no estás solo en el mundo ni eres la única persona que escribe sobre el tema o que lo investiga. Si eres generoso, otros lo serán contigo y, además, es una de las normas no escritas de la red, el reconocimiento de los demás. Puedes hacerlo directamente en los artículos utilizando hipervínculos o embebiendo vídeos, fotos u otros materiales de terceros (y citando la fuente) o con una lista de tus blogs favoritos o de otras páginas que lees o que recomiendas. También está bien que comentes, de cuando en cuando, en páginas ajenas o en redes sociales.

10. El tamaño importa

El tamaño es crucial, de hecho. Estás en internet. Internet es un entorno especial. La gente lee lo que lee y de la forma en que lo lee. Salvo que estés escribiendo en una revista especializada online (que haberlas, haylas), debes tener en cuenta que cualquier post mayor de 600 palabras es un tocho y la gente, salvo que el tema sea la bomba, lo va a leer en diagonal.
Hay técnicas para redactar para internet, que no voy a especificar aquí, pero que conviene tener claras para no convertir nuestros escritos en panfletos infumables e ilegibles.

11. Atractiva

La ciencia es divertida. En unadocenade no nos cansamos de repetirlo. Pero hay veces que se hace árida… cuando no debería serlo. La divulgación debe ser entretenida… y, seamos realistas, no siempre lo consigue. La gente está deseando aprender cosas nuevas, cada uno a su nivel. Sólo hay que encontrar formatos adecuados para llegar donde se quiere.

12. Empática

Como dice Pedro Miguel Etxenike, debemos ponernos en la piel de quienes van a leernos (bueno, en su caso, hablaba de charlas, pero es lo mismo) y pensar si es lo que esperan encontrar en nuestro texto. Si les va a quedar grande, pequeño o descuadrado en algún punto. Que este sea nuestro desvelo. Cuando pensamos en los demás, nos hacemos mejores a nosotros mismos.



¿Qué es lo que buscas tú en la divulgación? ¿Cuáles son tus medios online favoritos?

Foto vía Shutterstock.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.