En los últimos días y semanas se está hablando mucho del ‘Caso WhatsApp’. ¿Pagar o no pagar? Yo sinceramente no tengo ninguna duda: Pagar. De hecho, no entiendo como gente que utiliza a diario esta aplicación, tiene la duda cuando amortiza la aplicación en apenas 1 minuto.

Después de que mucha gente me haya dicho que no va a pagar, se me ha ocurrido buscar una docena de cosas por las que normalmente pagas sin pensar mucho y donde podrías recortar y sacar los dichosos céntimos.

1. Bocadillos nocturnos

Son las 5 de la mañana, estás de fiesta y a punto de irte a casa. Pero te apetece un bocadillo. Te da igual que en 10 minutos vayas a estar en casa y sea de carne de burro.

Lo compras, no sabes la procedencia de la carne y por los pegotes ennegrecidos de la plancha dudas de su salubridad. Notas algo raro, puede que tenga trazas de caballo pero te da igual. Eso no te parece mal comprar, pero WhatsApp sí. Muy lógico.

2. Tranvía

Ahora que acabamos de entrar en la primavera, qué mejor que ahorrarnos algún viaje en el tranvía. Dar un paseo, coger la bicicleta o echar una carrera nos puede venir bien para la salud y para nuestro bolsillo.

Ahorrarte un viaje en el tranvía es más que suficiente para pagar el WhatsApp.

3. Peluquería

Unos van más que otros, pero en general, cada vez menos gente va a la peluquería. Ahorrarte un corte, cortarlo en casa puede ser una buena opción. Un corte sencillo en una peluquería es renovar el WhatsApp unos cuantos años.

Ahora seguro que muchos diréis que no te queda igual, pero como dice mi padre siempre que me corta el pelo “Burro trasquilado, en dos semanas igualado”. Pues eso, que no pasa nada.

4. Cromos

Esto de los cromos es otro gran ejemplo. 1 euro por sobre. Compra un sobre menos y actualiza el WhatsApp. Cambia y negocia, ahí está la gracia de las colecciones de cromos, interactuar con otra gente y el famoso ‘nole’, ‘sile’.

5. Chocolatinas de una gasolinera

Es tarde, tienes hambre y para colmo tienes que echar gasolina o gasoil al coche. Llega el momento de pagar y hábilmente al lado de la caja tienes un completo surtido de chocolatinas de lo más atrayente. Supera esa atracción y vence a la tentación.

Cada chocolatina de esas son 2 o incluso 3 años de licencia de WhatsApp.

6. Cine

El cine está herido, seguramente es el sitio donde menos deberíamos recortar pero se puede recortar yendo de otra forma.

Deja a un lado la versión ‘Premium’ de ir al cine: versión 3D, palomitas maxi, súper bebida max y opta por una versión más económica. La versión en 2D y golosinas compradas fuera del recinto del cine pueden ser una buena combinación.

Con ese simple gesto en una sola película puedes pagar el WhatsApp para unos 4 años.

7. Refresco

Tienes sed, pero te apetece algo con gas. Te diriges a la máquina más cercana y zas. 1,5 euros una lata de 33cl. Lo pagas.

Seguramente al lado de los productos con gas hay botellines de agua a 0,5 euros (tampoco es barato). Con una sola vez que cambies tu refresco favorito por agua te da para pagar el WhatsApp durante un año y te sobran 10 céntimos para comprar un chicle si todavía quieres emociones fuertes.

8. Café o té

Muchas veces después de comer te apetece tomarte un café o un té en una cafetería cercana. Un cortado 1,30 euros y un té por el estilo. Es posible que se te haga difícil sacrificar un día por tener el WhatsApp todo el año pero creo que merece la pena.

Si es físicamente imposible prescindir de ello, siempre queda la opción de tomarlo en casa, se sigue ahorrando mucho.

9. Carcasas de móvil

Esa gente que tiene una carcasa de móvil para cada día de la semana. A una media de 6 euros por carcasa, cerrar un poco el grifo en la adquisición de éste extra para nuestro Smartphone, puede ser otra gran idea.

Si puedes soportar no estar a la última en cuanto a apariencia, puedes pagar el WhatsApp durante una media de 6 años. Dudo bastante que la carcasa o el Smartphone te duren tanto.

10. El cubata que te sobra

Cubatas de todos los precios los ha habido siempre. Los de gentleman y los de estudiante o lo que es lo mismo, los cubatas de los que tienen pasta y los que no. Partiendo de esa idea, tomar un día un cubata de menos o mejor dicho dejar de tomar ese cubata que te sobra, puede hacer que mantengas el WhatsApp unos cuantos años más.

11. Tabaco

No sé a ciencia cierta el precio de una cajetilla de tabaco porque siempre he fumado poco y siempre pasivamente. Pero ahora que viene el verano y que aún tenemos frescos los propósitos del año nuevo, qué mejor que dejar el tabaco de lado.

Si se nos hace imposible dejarlo totalmente, al menos reducir la cantidad de cigarros fumados ya puede ser un gran ahorro.

Ahorrando 20 cigarros a la semana te da para actualizar el WhatsApp de 4 a 5 años (por semana) y lo que es más importante, vivirás más, te encontrarás mejor y serás más cool.

12. Chupitos

Ésta es mi favorita porque me pilla más de cerca. En mi círculo cercano hay gente que no quiere renovar el WhatsApp porque le parece caro pero los sábados no les parece excesivo que por un chupito te cobren en el mejor de los casos 1 euro.



Estos solo son algunos ejemplos o ideas para ahorrarte esos centimillos necesarios para renovar el famoso WhatsApp. Si tras leerlos ves que sigues sin poder recortar lo necesario, siempre te quedarán aplicaciones similares gratuitas como LINE o SpotBros y seguir manteniendo esa vida de locura y desenfreno que llevas.



Imagen destacada cortesía de SimonQ錫濛譙 bajo licencia Creative Commons.



Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Israel Ortíz de Zárate


Se dedica al análisis, desarrollo y arquitectura de Software en empresa de innovación, realiza principalmente aplicaciones de stress y de automatización de tareas en el campo de la aeronáutica y de espacio. Linuxero y appleadicto. Gamer de carnet y geek a tiempo completo. Mente pensante y amago de jugador de baloncesto. Dormir es su pasión.