Emigrantes. Muchos de nuestros padres o abuelos lo fueron. Y puede que ahora nos toque a nosotros y a nuestros hijos. Los datos son incontestables. Casi dos millones de personas han dejado España en cuatro años por la crisis. No es casualidad, cuando superamos ampliamente los 6 millones de parados (que se dice pronto), que la palabra ‘emigración‘ este en las mentes de muchos de nosotros. El caso de Benjamín Serra, también ha contribuido a que se hable del tema de manera habitual en los últimos días.

España ocupa el puesto 172 de 202 en el ranking de países con la tasa más alta de paro. A pesar del mensaje enviado por el presidente del Gobierno al ministro de Economía, mientras negociaba el rescate dónde venía a decir: “Aguanta, España no es Uganda“. En este país que no es Uganda, no hay trabajo y el poco que hay es en la mayoría de los casos precario.

Así que, si estás pensando en emigrar, quizás deberías tener en cuenta algunas cosas como éstas, entre otras muchas que seguro que se te están pasando ahora mismo por la cabeza.

1. Desmitifica la palabra ‘emigración’

Hay que desmitificar la palabra ‘emigración’. Parece que durante mucho tiempo e incluso en la actualidad, la emigración se ha identificado con el fracaso. En mi opinión, emigrar no significa fracasar, sino progresar.

Parece que la emigración sólo está hecha para gente que no tiene oportunidades en su país de origen, pero también puede ser una buena oportunidad para gente que está buscando un cambio. Las motivaciones pueden ser de lo más variado: encontrar un primer empleo, comenzar una nueva etapa laboral, cambiar de aires, escapar.. y todas son respetables. En definitiva, buscar una vida mejor.

2. No te lances a la aventura a lo loco. Infórmate!

Hoy en día tienes a tu disposición una gran cantidad de recursos con información que te será de gran utilidad y que puede ayudarte a tomar decisiones al respecto. En internet hay una buena cantidad de webs (tanto institucionales, como de organizaciones o personales) con información que te vendrá bien conocer antes de lanzarte a la aventura.

Quizás sea buena idea tener en cuenta los países que puedan presentar más oportunidades en cuanto a empleo se refiere. Por ejemplo, también sería posible conocer los salarios que se pagan en algunas compañías para diferentes ciudades. Hay una buena cantidad de webs con recursos que te serán de utilidad si estás pensando en emigrar. Pero eso lo dejaremos para otro post.

3. Haz caso a los que están o han estado fuera

Creo que se entiende perfectamente, ¿no? La gente que ya ha pasado por esta experiencia siempre tendrá criterios mejor formados para recomendarte o desaconsejarte ciertas cosas. En este sentido, os recomiendo una fantástica web llamada Spaniards, dónde se dan cita una gran cantidad de expatriados españoles alrededor del mundo. Llevo bastantes años siguiendo muchas de las conversaciones que allí se suceden (aunque sin participar) y tengo que decir que sus usuarios (especialmente los más participativos) hacen un gran trabajo para con los que tienen un mar de dudas con esto de marcharse a otros países.

Aunque también te digo que por mucho que te desaconsejen.. tu sueño es tu sueño. Hay gente que se siente fascinada por ciertos países, otras culturas, etc.. y a pesar de que no sean a priori los ‘sitios ideales’, como siempre suelo decir, cada persona es un mundo..

4. No te obsesiones con la Titulitis

Estamos en un país donde la ‘titulitis’ es casi una enfermedad. La formación es vital para encontrar un puesto de trabajo, pero no es lo único a tener en cuenta. A colación del caso de Benjamín Serra, estoy muy de acuerdo con la carta abierta que le dedicó un profesor de orígen español de la Universidad de Washington. En ella, anima a este joven español que se queja de trabajar en Londres limpiando baños teniendo 2 carreras y un Máster, a que no vuelva y siga luchando por su sueño.

5. Que no se te caigan los anillos por trabajar en cualquier sector

Fregar platos, hacer camas o cuidar niños son trabajos muy dignos. Que no se te caigan los anillos si al principio (o al final) tienes que trabajar en empleos que no se ajustan a tu formación y/o aspiraciones. Los principios (incluso los finales) pueden ser muy duros.

Tengas o no tengas experiencia laboral, hay que estar dispuesto a trabajar para sobrevivir. En serio.. que no se te caigan los anillos por trabajar de manera digna. Yo lo hice, y estoy muy orgulloso de ello.

6. Tómalo como una experiencia enriquecedora y una oportunidad

Emigrar puede ser una buena oportunidad para aprender nuevos idiomas, nuevas maneras de entender la vida, nuevas formas de trabajar, es decir, salir de nuestra de zona de confort, para crecer profesionalmente y por qué no, también personalmente.

Si decides emigrar, seguramente aprenderás muchas cosas que te harán ver las cosas desde otro punto de vista.

7. Intenta integrarte lo máximo posible

La integración es una parte crucial para que la emigración no sea algo traumático. Aprende el idioma local, aunque de primeras sólo necesites el inglés para trabajar. Una cosa es trabajar en un país y otra cosa muy diferente es vivir integrado en ese país. Trata de no formar ‘guettos’ con tus compatriotas, aunque a veces esto no sea fácil.

De todas formas, no tengas miedo a ir a otro país por miedo a no integrarte. Cuesta, pero con esfuerzo se consigue.

8. Seguramente tendrás que incluir la palabra ‘Sacrificio’ en tu vocabulario

Seguramente tendrás que hacer sacrificios. Puede que tengas que ‘abandonar’ a tu familia y a tus amigos de manera temporal o incluso permanentemente. Integrarse en la cultura de un país diferente al nuestro siempre es complicado y requiere de esfuerzo por nuestra parte. Nadie dijo que fuera fácil.

Probablemente, echarás cosas de menos, pero no deberías ponerte como excusa esto, porque también estando en tu país echarás cosas de menos. Entre ellas, un empleo digno para ganarte la vida, que precisamente, puede estar esperándote en otro lugar.

9. Una de las pocas oportunidades para los jóvenes

Aunque algunas ministras confundan la necesidad con la búsqueda de aventuras, la realidad es que para los jóvenes de este país, la emigración se presenta cómo una de las pocas alternativas para entrar en el mercado laboral. Con una tasa de paro juvenil (en jóvenes menores de 25 años) de nada menos que del 56% (el doble que la media en la eurozona), el panorama es desalentador.

Hazlo para ganar experiencia y porque esa experiencia en algún momento te permitirá tener más oportunidades, aquí o en cualquier otro lugar. Para los jóvenes de este país está claro que existen salidas: por tierra, mar y aire.

10. Tener familia y/o hijos puede no ser un problema sino una oportunidad

Igual estás bien ahora, pero como se suele decir, puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Y cuando digo mañana, es mañana mismo. Cuando me marché a trabajar fuera del país cuando comenzaba a dar mis primeros pasos en el mercado laboral, me sirvió para adquirir experiencia (y no sólo laboral). Hoy por hoy (tengo 41), si me decidiera a emigrar, me serviría para iniciar una nueva andadura profesional y personal.

Y aun teniendo hijos, pienso que también podría ser una buena oportunidad para ellos. Ya sabemos cómo está el tema en cuanto a enseñanza en este país, debido a la sangría a la que están sometiendo a la educación pública. La brutal subida de las tasas universitarias y la falta de ayudas y becas, hace que salir fuera podría ser una buena oportunidad para asegurar el futuro de tus hijos a nivel educativo. Respecto a los más pequeños, mucha gente no sabe que en países como UK o Irlanda existen buenos colegios públicos totalmente gratuitos dónde los niños pueden disfrutar de una enseñanza de calidad que aquí estamos perdiendo a velocidad de vértigo.

Para los niños puede ser una experiencia incluso más enriquecedora que para los mayores. Los más pequeños suelen ser esponjas y absorben los cambios más deprisa que nosotros.

11. Siempre puedes volver (o no..)

No sé si volverás, y desde luego no creo que vuelvas por el sueldo. Aunque seguramente si te decides a emigrar acabes quedándote en el país elegido o en alguno de los siguientes en los que puedas acabar. Puede que en algún momento te plantees volver a tu país de origen (a.k.a. España) y ante el panorama tan negro que se presenta, cambies de opinión en poco tiempo. O que lo hagas y vuelvas a largarte después de ver que la cosa no ha mejorado.

Además, si te vas no tiene por qué ser para siempre.. o sí. Estando a gusto, ¿por qué volver? En el fondo, y aunque a algunos les cueste admitirlo, uno es de dónde pace y no de dónde nace.

12. No todo es de color de rosa

Esto no es españoles en el mundo !Esto es la vida real! Es cierto que países ‘idealizados’ por algunos, como los del centro y Norte de Europa, pueden no ser el paraíso esperado. Un ejemplo es el caso de cientos de españoles, que huyendo del paro, emigraron a la idealizada Noruega en busca de trabajo sin apenas conocimientos de inglés (y por supuesto, de noruego) y con poca cualificación. Pocos han tenido suerte. Muchos solo han encontrado desempleo, frío y desesperación.

No todo es de color de rosa ni aquí ni en ningún otro sitio. Os recomiendo este cortometraje llamado ‘Un Lugar Mejor’ (de Moisés Romera y Marisa Crespo Abril). Una genial reflexión sobre la emigración en tan sólo 3:30 minutos.



Los que me conocen saben que de vez en cuando digo: ‘me dan ganas de emigrar a un país civilizado’. Aunque solamente fueron 6 meses en Alemania, ya lo hice hace 13 años y lo volvería a hacer.. ¿por qué no? Si lo hice cuando no tenía prácticamente experiencia profesional, como experiencia personal y de aprendizaje, ¿por qué no hacerlo ahora que tengo experiencia de sobra (a.k.a. el culo pelado) y estoy en mi mejor momento profesional? Lo sé, soy un desarraigado, he trabajado en 4 ciudades diferentes a lo largo de mi vida y porque las circunstancias personales no lo han propiciado, sino hubieran sido más. En el fondo, ya soy un emigrante.. soy el madrileño en Vitoria y el vasco en Madrid.

En este blog tenemos colaboradores que han emigrado fuera de España pero también otros que han recorrido el camino inverso, para llegar hasta aquí. Os tengo bastante cariño aunque a muchos de vosotros no os conozco en persona. En el fondo os admiro y hasta os envidio por vuestra fuerza de voluntad. Este post está dedicado a todos los que alguna vez habéis sido emigrantes y está escrito para todos los que se os ha pasado alguna vez por la cabeza serlo.

Dicen que de las crisis nacen las oportunidades.



Imagen destacada vía Shutterstock.






Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Óscar Ray


Óscar Ray es consultor tecnológico especializado en integración de sistemas de información y desarrollo de software. Ha formado parte de equipos internacionales en proyectos para Deutsche Bank en Frankfurt, EADS en Madrid, BBVA en Bilbao, el Departamento de Tecnologías de la Información del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, EJIE (Sociedad Informática del Gobierno Vasco) u Osakidetza. Organizador y fundador de TEDx AlmendraMedieval, el primer evento con licencia oficial TEDx que se celebra en Vitoria-Gasteiz. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual sobre innovación, TICs, redes sociales e internet. Colabora con Cadena SER en el programa 'Hoy por Hoy' en una sección sobre nuevas tecnologías. Apasionado por la I+D+i y su aplicación a las Tecnologías de la Información, aplica su formación científica y experiencia en el sector tecnológico en su faceta dedicada a la divulgación y comunicación en materia de innovación.