En unadocenade hemos hablado de currículums en alguna que otra ocasión. Hemos hablado de hacer CVs llamativos, que destaquen en el montón de papelotes que reciben los seleccionadores, de hacer CVs distintos utilizando infografías o vídeos. También hemos hablado de lo que ni de coña se te tiene que ocurrir poner en el CV, pero hasta ahora no habíamos hablado de qué cosas hay que tener en cuenta al enfrentarnos al papel (es un decir) en blanco o cómo organizar la información que tenemos.
Hay mil páginas ahí fuera con consejos. Personalmente (y sí, es algo personal) no siempre coincido con todos los puntos que indican, así que aquí dejo mi lista, con las cosas que yo hago cuando me toca elaborar mi propia historia personal y también con qué puntos valoro cuando me toca seleccionar:

1. Formato

Hay tantas maneras de hacer un currículum como personas en la calle y dependiendo del puesto al que optes, tendrás que decantarte por una u otra. No es lo mismo enviar un currículum para un puesto de creativo que para uno de contable.
Puedes hacer un vídeocurrículum, uno espectacular inspirándote en ejemplos de aquí o de allá.
Pero si esto no es lo tuyo, si te van los formatos más tradicionales, ten en cuenta que tienes plantillas de CV tanto en el propio word como por la red. Sólo tienes que buscar en google: “plantilla para currículum“.

2. Información

Cribar trigo de paja es el trabajo de los reclutadores… y debería ser el tuyo antes de poner negro sobre blanco. ¿Qué de todo lo que he hecho es lo que realmente es relevante? ¿Llevo la cuenta de todos los cursos que he realizado? ¿Cómo se denominaban “oficialmente”?
Recopila la información. Haz una lista de todas las jornadas y seminarios a las que has asistido. Haz memoria de lo que se trató en esa jornada y apúntalo para que no se te olvide. Ordénalo todo cronológicamente.
Haz lo mismo con los cursos, cursillos… Ídem para los empleos y las diferentes funciones que desempeñaste. Primero recopila, luego criba el trigo de la paja y luego…

3. Orden

Una vez que te has decantado por un formato y que tienes recopilada la información, tienes que tener en cuenta una serie de datos que sí o sí tendrás que poner en el currículum.
No es una cuestión de querer o no. Es información que hay que poner y hay que ponerla en un orden determinado para que llegue en este mismo orden a quien le enviamos el currículum. Es el orden adecuado para contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿Quién eres?
  • ¿Qué haces?
  • ¿Qué sabes hacer?
  • ¿Qué más sabes hacer?

4. Primero, los datos personales

¿Qué datos personales vas a facilitar?
Nombre y apellidos.
Teléfono de contacto (deja uno donde se te pueda localizar, incluso especifica un horario, lo más amplio posible, claro).
Email de contacto, intenta que sea profesional. Vale, llevas 10 años usando ositomeloso54@hotmail.com. Ese correo está guay para tus amigos, pero no vale para un currículum. Procura que sea nombre.apellido@loquesea.com o inicialapellido@loquesea.com o algo similar.
Una fotografía reciente y lo más profesional posible. Valen de carnet escaneadas, pero que sean recientes y que tú estés favorecido.
¿Te interesa poner tu dirección? ¿Te interesa poner tu estado civil? Quizá sí y quizá no. Valóralo. No es obligatorio ponerlo. Lo importante es saber cómo te llamas y que se te pueda localizar.

5. Empleos

Tras los datos personales, hay que hacer un listado de los empleos que has tenido. Tienen que quedar claras:

  • Las fechas, comenzando por el último trabajo realizado, o sea, en orden cronológico inverso.
  • El nombre de la empresa, pueden ser también las siglas si son conocidas.
  • El cargo desempeñado, ojo con poner cargos que no corresponden con la realidad.
  • Las funciones desempeñadas, ¿qué hacías?

6. Formación

Después de indicar los empleos, turno para la formación reglada. En este caso hay que empezar por la titulación más importante que tengas: Grado, Licenciatura, Diplomatura… y seguir con los complementos a la misma: doctorados, postgrados, másteres…
Y, a continuación, la formación no reglada de nuevo en orden cronológico inverso (primero lo más actual). Si has hecho millones de cursos y cursillos, quizá convenga hacer una selección dependiendo del puesto al que estés optando.
El formato en el que has de poner la formación es:

  • Nombre de la titulación o del curso.
  • Universidad, Escuela, Institución formativa.
  • Años u horas de duración del curso.

Si hay alguna especialidad asociada o quieres realizar algún comentario adicional, ponlo después de estas tres cosas. ¿Qué te enseñaron? ¿Para qué te capacita?

7. La excepción a la regla

Cuando acabas de terminar tu formación es probable que no tengas demasiada experiencia laboral. En algunos casos, ninguna. Es el único momento en el que deberás anteponer tu formación al listado de empleos que has tenido. Con todo, si nunca has trabajado formalmente, seguramente habrás realizado algún trabajo de manera informal (cuidar niños, clases particulares a tu primo pequeño, organizar algún evento…). ¿Tampoco? ¿Algo habrás hecho, no?

8. Idiomas

Tras indicar empleo y formación, momento para especificar los idiomas en los que tienes alguna competencia. Si no dispones de una acreditación, estaría bien que te hicieras con alguna. Infórmate en la Escuela Oficial de Idiomas más cercana, en alguna academia. Hay webs que certifican también tu nivel de inglés, francés o alemán. No es lo mismo que una titulación oficial pero es mejor que creerte porque lo dices tú.

9. Informática

¿Qué destrezas digitales tienes? Más allá de los manidos word-excel-powerpoint… ¿manejas alguna otra suite de ofimática? ¿Open Office, quizás? ¿Qué tal internet? ¿Sabes hacer búsquedas avanzadas? ¿Editas vídeos? ¿Le das al Photoshop aunque sea desde el amateurismo? ¿Tienes perfiles en las redes sociales? No por no ponerlos no te van a buscar en ellas 🙂
Podría ser un buen momento para retocar la privacidad con la que gestionas tus perfiles y no dejarlos abiertos a todo el mundo, que nunca se sabe quién los puede estar mirando.

10. Otra información

¿Sabes mecanografía? ¿Tienes el carnet de conducir camiones? ¿Perteneces a alguna asociación? ¿Juegas en un equipo de baloncesto? Ponlo.
Algunos seleccionadores dicen que es interesante poner las aficiones. Discrepo. El 99% de los currículums pone que a su redactor/a le gusta el cine, la lectura y viajar. Esto no aporta nada.
Piensa si tus aficiones aportan un valor añadido a tu currículum y si lo hacen, adelante.
Por ejemplo: si coleccionas sellos puede significar que eres meticuloso… pero también que eres un friki. Si juegas al baloncesto puede significar que sabes trabajar en equipo… pero también que te puedes lesionar y faltar al trabajo. Lo dicho, piensa si aportas algo con la información que das.

11. Fecha

Hace poco leí que todos deberíamos dedicar media hora al mes a mantener nuestro currículum actualizado. Estemos en búsqueda activa de empleo o no. Esta fecha significa la fecha de actualización del currículum. Y a ti te servirá también para saber cuándo lo has revisado por última vez.
Si vas a participar en algún proceso de selección, cuida que la fecha esté lo más actualizada posible, anda…

12. Una nota final

Como ya hemos comentado también alguna vez lo que no hay que poner en el currículum jamás, no nos vamos a repetir.
Sin embargo, haré hincapié en algunas, que, según cuentan en Forbes, son las causas más frecuentes de que un currículum termine en la basura:

  1. Faltas de ortografía. Sin palabras. No hay excusa.
  2. Un currículum no personalizado para el trabajo. Lo bueno del punto 2 de este post es que tendrás disponible la información para adaptarla a cada circunstancia.
  3. Copiar gran parte del texto de la oferta de trabajo. El punto anterior pero al revés: no redactes tu currículum en función de la oferta, sino del puesto al que aplicas.
  4. Disponer de una dirección de email inapropiada. También lo hemos comentado más arriba. Si tu email no es profesional, créate uno ya.
  5. No incluir las fechas de nuestro antiguo empleo. Otro punto anteriormente mencionado. Es evidente que de cuándo a cuándo has trabajado importa. No pasa nada por haber estado 6 meses en una empresa y haberte pasado a otra o haberte quedado sin empleo. Pero sí es importante saber cuándo ha sido.

 
Poco más que añadir, sólo desearte mucha suerte en la búsqueda.

Foto destacada vía Shutterstock.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.