“Atesorar zapatos es una afición para muchas mujeres e incluso, para algunas, llega a ser una adicción. Según un estudio, 19 son los pares que tienen la mayoría de las mujeres, aunque sólo calcen 4 habitualmente. Para caminar sobre unos sufridos tacones, algunas recurren hasta a la cirugía: liposucción de tobillos y pantorrillas e inyecciones de silicona en los pies.“
(Puedes seguir leyendo el artículo aquí.)

A pesar de este interés en el calzado habitualmente los pies son en muchos casos la parte más olvidada en cuanto a su cuidado. De hecho existe un elevado número de personas mayores, especialmente mujeres, que sufren alguna patología. Los pies son una parte fundamental para caminar por lo que nos interesa especialmente mantener una serie de hábitos saludables para conservar en buen estado los pies. Vamos a por una docena de observaciones para tener unos pies saludables.

1. Evitar el sobrepeso

El exceso de peso origina problemas en los pies y en los tobillos. Además el sobrepeso puede empeorar problemas circulatorios en el pie si se es diabético y si se tienen problemas en los huesos, puede causar incluso fracturas. Con cada paso que da la persona, el peso sobre los pies se duplica; sin embargo, el pie se puede ver afectado de manera diferente de acuerdo al tipo de zapato que use o la actividad que practique, ya sea caminar, subir escaleras o correr.

2. Existen 3 tipos de pie: egipcio, griego y cuadrado

No siempre es el dedo gordo el más largo. En el caso del griego es el dedo segundo, el siguiente al dedo gordo y en el caso del pie cuadrado, tanto el dedo gordo como el segundo son similares en longitud. Este detalles e importante a la hora de comprar calzado para saber si este nos está bien.

3. El calzado debe ser de piel y materiales flexibles

De esta manera el pie transpira .Una forma de comprobar que el calzado es flexible es intentando doblar el zapato. Para ello llevaríamos la puntera hasta el final del zapato.

4. Lo ideal es que el zapato se abroche con fieltro o cordón

Esto se debe a que a lo largo del día los pies se van hinchando por lo que si cuentan con fieltro o cordón podremos adaptarlos al nuevo ancho.

5. Tanto en invierno como en verano el zapato tiene que ser cerrado

Porque si no se produce el efecto chancleteo que consiste en que para que no se caigan los zapatos se ponen los dedos en forma garra.

6. Comprobar que el zapato tiene la amplitud del pie

La manera más fácil es colocar el pie sobre el zapato sin la necesidad de introducirlo. El vestir calzado estrecho desemboca que el pie adopte una forma de triángulo lo que en el futuro originará los temidos juanetes.

7. En cuanto a la higiene

Debe utilizarse jabón neutro incidiendo especialmente entre los dedos. Pasar la piedra pómez por la zona donde haya durezas. Y desde luego no usar callicidas porque se trata de un producto químico que no controla con exactitud la zona que se está quitando y podríamos hacernos un buen agujerito. Aquí lo mejor es ir al podólogo.

8. Es muy importante secarse muy bien los pies para evitar futuras micosis

Hay que secarse con especial cuidado entre los dedos y para terminar en el caso de que huelan los pies es imprescindible usar polvos fúngicos.

9. Usar cremas con urea en las zonas más secas

Sobre todo en los talones para que no salgan las temidas grietas que salen en verano por la resecación de esta zona al llevar zapatos abiertos.

10. La altura máxima de tacón para mujeres es de 5 cms., hombres 4 cms. y niños 1,30 cms.

Si te aprietan, te dolerán los pies y andarás fatal y si te están grandes lo único que conseguirás es hacerte rozaduras por todo el pie. Procura que el tacón sea ancho, para darte más estabilidad. ¿Recuerdas el rey francés que puso de moda los zapatos de tacón?

11. Igualmente no usar zapatos planos y usar el calzado adecuado a cada ocasión

Si los zapatos con excesivo tacón no son buenos, tampoco lo es usar zapatos completamente planos. Los zapatos planos pueden causar dolor en la planta del pie y mala circulación de retorno. Igualmente deberemos usar el calzado adecuado a cada situación, zapatillas para correr, calzado cómodo para estar en casa y zapatos para vestir, siempre adaptado a lo que vamos a hacer en ese momento.

12. Y por último usar siempre calcetines, medias o pimkis con el calzado

Seguro que evitaremos rozaduras, talones dañados y sobretodo, no sudaremos el calzado que por lo general no se lava frecuentemente. Preferiblemente usaremos estas prendas de algodón y de ningún material sintético para que los pies puedan transpirar adecuadamente.

En fin.. que por lo general, los taconazos están reñidos con una buena salud podal. Aunque… no hay que renunciar del todo, en algunas ocasiones hay que dejarse vencer por la tentación, ¡sí puedes llevarlos! Quedan tan bien y hacen lucir una figura más estilizada..
Por último agradecer a mi sobrina Ana, futura podóloga que es quien me ha ayudado con la recopilación y las fotos:))

Y si quieres entretenerte viendo un usuario con más de 730 modelos échale un vistazo a este vídeo y sigue mirando

Fotografía destacada de la autora, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Susana Ayala

Sobre Susana Ayala


Susana Ayala Lanciano, se ha dedicado al turismo rural desde hace más de 15 años. Internet ha sido desde esa fecha la ventana abierta al mundo y ha vivido con especial intensidad los últimos 4 años con la explosión de las redes sociales y no digamos ya con su smartphone, no corre si no vuela con @lacasadepasaron. ¿Tecnológica?No,para nada, solo social por necesidad. Desde su reducto rural sigue por streaming, investiga, conversa y se divierte. Creativa insaciable y apasionada de la comunicación