Soy hombre y nací un 9 de Abril de 1972, lo cual quiere decir que justo hoy, paso de ser un agradable treintañero a ser un cuarentón candidato a pasar por la tan famosa crisis de los 40.
Bueno, llamémosla crisis de la mediana edad (midlife crisis), que queda más moderno y traumatiza menos. Parece estar comprobado (o eso dicen algunos expertos), que tanto hombres como mujeres, alrededor de los 40 años (parece que en las mujeres está en torno a los 50 años), atravesamos un periodo en el que sentimos una inestabilidad emocional similar a la que se padece en la adolescencia.

Aunque cada persona lo vive de un modo diferente, se dice que la causa principal para que en los hombres aparezca esta crisis, es la necesidad que tienen de sentirse más jóvenes. De momento, no es mi caso (toquemos madera…), y es que hasta el momento, no añoro otras etapas de mi vida donde con otras edades, hacía cosas diferentes, o no tanto de las que ahora hago.

Algunos la llaman crisis, aunque a mí me parece más correcto llamarlo cambio de perspectiva vital, que es algo que no tiene que ver con la edad sino con la manera de plantearte la vida. Estos son algunos consejos, para poder sobrellevar (si te llega), la tan “temida” crisis de los 40. Es cuestión de sentido común, pero todos sabemos que es el menos común de los sentidos y que a veces cuando nos encontramos en situaciones críticas, parece no llegarnos bien el oxigeno al cerebro y nos cuesta trabajo pensar.

1. No hagas un drama de un pequeño bache, que todo el mundo puede tener.

Si vas a hacer balance del camino que llevas andado, sé positivo. Disfruta de los logros que has podido conseguir hasta ahora y no seas exagerado sobre lo que te queda pendiente por hacer. Aún hay tiempo…

2. Disfruta de tu madurez, de tu conocimento interno y del ambiente que te rodea. La experiencia es un grado.

No tengas una necesidad desmedida de recuperar el tiempo perdido. Estás en uno de las mejores etapas de tu vida. Has vivido muchas cosas, seguramente buenas y malas y eso te ha hecho un “perro viejo” en el buen sentido de la palabra. Tienes autocontrol sobre tí mismo y sobre las situaciones que pasan a tu alrededor. Aprovéchalo en tu favor!

3. Cualquier tiempo pasado NO fue mejor. No asocies felicidad sólamente a juventud.

No te dejes deslumbrar por la juventud, está bien, pero es una etapa que ya has vivido.
Algunos investigadores definen gráficamente esta crisis con una curva en forma de U, ya que sostienen que la felicidad es cosa del principio y del final de la vida. En medio, apuntan, queda la zozobra. Por lo menos, todavía nos queda el tramo final 🙂

4. Párate y reflexiona sobre lo que quieres hacer.

Piensa en lo que tienes y has logrado hasta llegar a este momento de tu vida y analiza la repercusión de las decisiones que vas a tomar. En los momentos de crisis, se toman decisiones en lo personal, familiar y profesional que pueden ser cruciales en los años venideros.

La socióloga y catedrática norteamericana Barbara Weiss Hewitt, autora de varios libros de autoayuda en los que explica cómo tratar y salir fortalecido de una crisis, nos alerta sobre ciertos peligros de este tipo de crisis:

“La búsqueda de estimulación hace que durante un tiempo ciertas personas se sientan a gusto con un estilo de vida lejos del compromiso y asociado a la libertad ya consumida por las responsabilidades y exigencias de la vida madura, pero a largo plazo, será uno de los mayores errores cometidos porque se pone en juego la verdadera estructura emocional y social que tanto sacrificio ha costado conseguir y todo por un momento pasajero de confusión”.

Querer dar un giro o un cambio de rumbo a tu vida, no es malo, pero házlo con cabeza!

5. No te obsesiones poniéndote metas.

Las grandes metas están bien, pero dale el justo valor a lo que ya has conseguido. Puede que todavía no hayas cumplido todos tus objetivos y sueños, pero trata de que esto no te cause ansiedad.

6. Busca el reconocimiento profesional, todo el mundo lo necesita en el fondo, pero no te obsesiones.

La mediana edad se vive a veces como un trauma, pero empieza a ser la ocasión de reinventarse a nivel profesional. Una generación bien preparada se muestra más dispuesta a reorientar su carrera en la madurez y entre la generación
que ahora estamos en la franja de los 40, se encuentra muchísima gente que está sobradamente preparada para afrontar nuevos retos profesionales.

Aunque seguramente ya has demostrado a lo largo de tu vida profesional que eres perfectamente válido, si para quedarte a gusto contigo mismo o seguir creciendo profesionalmente, tienes que cambiar de trabajo, no lo dudes 😉

7. Disfruta de lo cotidiano y de las pequeñas cosas que pasan a tu alrededor.

Saca partido a lo que te rodea. Disfruta de las cosas que te rodean y que son de vital importancia como pareja, hijos, amigos, etc…

8. El “Nunca es tarde” es un concepto válido para todas las edades, ¿por qué no va a serlo a los 40?

Si te ha llegado hora de hacerte un tatuaje, aprender a tocar la guitarra eléctrica o cualquier otra cosa, házlo y pasa de los que te tachen de “estar atravesando una crisis”. Las crisis son épocas de cambio y si estás seguro de querer hacerlo, adelante…
¿Qué se me ha pasado el arroz? eso será a tí, que siempre has estado apalancado como el arroz pegado en el fondo de la cazuela.

9. Probablemente te encuentres en tu mejor etapa personal y profesional. Recuérdaselo a los demás y no dejes que otros te “hundan”.

Seguramente, la mayoría de las veces no es uno mismo el que se zambulle en este tipo de crisis de manera voluntaria, sino que influenciado por todo lo que le rodea, comienza a hacerse preguntas y no obtener respuestas. Si de verdad estás en tu mejor etapa tanto personal como profesional, ¿por qué permitir que otros te metan en la cabeza la idea contraria? Ni de coña…

10. Sé positivo y como con casi todo en esta vida, tómatelo con humor.

Arrugas, canas, michelines, entradas ¿y qué?. Hay que tener una actitud positiva ante la vida y dar el justo valor a cada cosa. Todavía te quedan por pasar muy buenos ratos…

11. No tengas “sentimiento de culpabilidad”. Le puede pasar a cualquiera.

No es algo que “te ha tocado a tí” por hacer algo mal, le pasa a hombres y mujeres, a solteros y a casados, a los que tienen hijos y a los que no tienen y a ricos y pobres.
Ciertamente, nadie se salva de este síntoma ya que parece ser que es un mal endémico de la sociedad occidental. Y no sólo a esta edad, las crisis pueden llegar en cualquier edad o época de nuestra vida.

12. Las crisis son cíclicas y después de la tempestad, siempre llega la calma.

Me encanta este proverbio japonés y siempre es así, créeme. Como se suele decir, Si tiene solución ¿para que te preocupas? y si no tiene solución, ¿para qué te preocupas?.

 
La crisis de los 40 no va de motos, descapotables o chicas jóvenes. Y no digo que no sea fan de los descapotables, de las motos, de las mujeres jóvenes o incluso los tatuajes (aviso…), pero por favor, que todas estas cosas no lleguen a tu vida por la necesidad imperiosa de buscar la felicidad, asociada a la juventud que piensas que has perdido.

La búsqueda de emociones nuevas, no deberían tener que ver con determinadas edades sino con etapas concretas de nuestra vida.

“¡Ojalá vivas todos los días de tu vida!” (Jonathan Swift)
 
Imagen destacada cortesía de ЕленАндреа via photopin cc bajo licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Óscar Ray


Óscar Ray es consultor tecnológico especializado en integración de sistemas de información y desarrollo de software. Ha formado parte de equipos internacionales en proyectos para Deutsche Bank en Frankfurt, EADS en Madrid, BBVA en Bilbao, el Departamento de Tecnologías de la Información del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, EJIE (Sociedad Informática del Gobierno Vasco) u Osakidetza. Organizador y fundador de TEDx AlmendraMedieval, el primer evento con licencia oficial TEDx que se celebra en Vitoria-Gasteiz. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual sobre innovación, TICs, redes sociales e internet. Colabora con Cadena SER en el programa 'Hoy por Hoy' en una sección sobre nuevas tecnologías. Apasionado por la I+D+i y su aplicación a las Tecnologías de la Información, aplica su formación científica y experiencia en el sector tecnológico en su faceta dedicada a la divulgación y comunicación en materia de innovación.