Los ordenadores ya están en nuestras vidas desde hace muchos años. Pero aparte de ser una inversión que tenemos que amortizar, también hemos de cuidarla. ¿Por qué? Pues porque si no lo hacemos, al poco tiempo de comprar el equipo (completo o sólo la CPU) nos encontraremos con que tenemos una máquina que no sólo ralentiza nuestro trabajo, sino que además nos para o retrasa, llegando incluso a hacernos perder los datos. Aparte de que hemos de ser conscientes del equipo que hemos comprado (si coges un netbook no esperes procesar vídeo con ello a no ser que tengas la paciencia a prueba de bombas), hemos de cuidarlo y mantenerlo en forma. Hay pequeñas ampliaciones que están al alcance de cualquiera, así que plantéatelas como una inversión. Y si eres un negocio, es gasto deducible.

Vamos a ver qué podemos hacer para que nuestros ordenadores puedan funcionar correctamente el mayor tiempo posible.

1. Memoria

La memoria (en este caso la RAM) es uno de los elementos más críticos que hay. Y los requisitos mínimos son eso, mínimos. Por ejemplo, si tu sistema (Linux, MacOS, Windows) dice que con un mínimo de 2gb va a funcionar, es que va a funcionar. Arrastrándose, pero lo hará. Si vas a trabajar proceso de imágenes grandes el mínimo será de 8gb y ya para vídeo cuanto más mejor. Y puesto que el precio de la RAM es más que razonable, no dudes en ampliar la memoria de tu ordenador si ves que va lento. Lo agradecerás, ya verás.

2. Espacio libre

Mantén siempre espacio libre en el disco duro. Al menos el doble de la memoria que tengas instalada. ¿Por qué? Porque los sistemas usan también el disco duro como sistema de memoria adicional a la RAM y necesitan espacio para ir moviendo cosas que se cargan en memoria. Si te quedas sin espacio en el disco duro, pues nada, a ampliar. No es tan barato como la RAM, pero merece la pena.

3. Desfragmentar

Esto es crítico sobre todo en Windows, aunque también aplicable a todos los sistemas operativos. Normalmente se escriben los datos de manera secuencial, es decir, unos detrás de otros. Pero a medida que vamos borrando archivos, instalando programas o simplemente trabajando, pues podemos encontrarnos con que un archivo grande está al principio del disco duro, a la mitad y al final, lo que también ayudará a que todo vaya más lento y tarde muuuuuuuuuuuucho más en cargar.

4. Desinstalar aplicaciones inútiles

La de gestión de fotos, la del móvil que no usamos desde hace un año, una que usamos una vez hace año y medio para crear un gif… ¿Para qué las quieres? Pues eso, desinstálalas (con su desinstalador, por favor). Ganarás espacio y en muchos casos quitarás mierdecilla.

5. Fuentes

Vale, sí, mola tener cientos de miles de tipografías en el ordenador. Pero salvo que seas diseñador gráfico, web, crees vídeos u otras cuestiones relacionadas con la imagen y el sonido, lo mejor es que te quedes con las que necesites, ya que los programas que las necesitan suelen cargar todas del tirón para que veas cómo queda el texto. ¿O te pensabas que cuando ves el nombre de un tipo de letra en Word eso ya estaba ahí?

6. Estado del disco duro

El disco duro es (a la espera de la bajada de precios del SSD) un algo mecánico para guardar datos. Y como tal tiene una superficie que es muy sensible, gira a alta velocidad… Se puede saber si el disco está mal porque tiene una alta tasa de errores a la hora de copiar archivos, porque no carga programas… Vamos, que tengas cuidado. Ah, y una copia de seguridad, que no viene mal.

7. Actualizar el sistema

Aunque algunas actualizaciones hacen más mal que bien, muchas de ellas son de seguridad, es decir, para evitar que nuestros datos se pongan en peligro. Así que actualiza el sistema, los controladores del hardware… Así siempre tendrás la última versión de tu sistema y solucionarás problemas de seguridad o harán que ese programa que tanto usas y que últimamente te da problemas vuelva a funcionar.

8. Hardware de confianza

A ver, casi todo el hardware es de confianza. Pero, por ejemplo, si estás buscando una tarjeta gráfica potente para juegos y te gastas 100 euros en ésa que te promete lo mismo que una de 700, pues igual acabas decepcionado. La verdad es que ahora el mercado está mucho menos fragmentado que hace unos años y puedes confiar en casi todas las marcas, pero en el sector de las tarjetas gráficas suele ser donde más problemas puede haber. Ahora, si te quieres montar un Mac clónico, pues ya sabes que has de coger el hardware con el que funcionan los pirulos de Apple.

9. Mantenerlo limpio

En todos los sentidos, por fuera y por dentro. Evita que se acumule mierda en el teclado, limpia la superficie por la que paseas el ratón, la pantalla limpica con el trapo que corresponda y, sobre todo, no tengas miedo a abrir tu CPU (si no invalida la garantía, que ésa es otra) para pegarle un soplao y quitar todo el polvo que se acumula dentro de tu equipo. Sobremesa o portátil, eso da igual.

10. No tener líquidos cerca

Esto no hace falta que se explique mucho, ¿no? Vamos, que si caes un refresco o una botella de agua encima de cualquier componente de tu equipo, mejor que te vayas despidiendo de él.

11. Una correcta ventilación

Vale, sí, muchos ordenadores son feos y los escondemos en cualquier sitio porque su mera visión nos molesta. Pero la CPU necesita respirar. Si lo tienes cerca del suelo, pegado a una pared o encastrado en un cajón mínimo, pues lo más probable es que se caliente demasiado y, aparte de conseguir que tenga menos vida útil, conseguirás que poco a poco se vayan estropeando los ventiladores que lleva para expulsar el calor. Lo creas o no todos los agujeros que tienen por ahí rondando son para que el calor fluya y salga fuera del ordenador. Cuanto más concentres, pues peor va a ser.

12. Formatear

Uno de los últimos recursos, por lo pesado que puede llegar a ser. Pero que a veces es necesario: hemos perdido datos o instalado un sistema operativo que no nos gusta, vemos que va muy lento… Vamos, que es volver a poner el ordenador igual que cuando lo compramos, así que haz una copia de seguridad. Ojo, a pesar de las leyendas urbanas, tu ordenador nunca irá como el primer día. A no ser que lo limpies a conciencia antes.

Todos estos consejos son muy básicos y seguramente ya los hayáis leído por ahí, pero nunca está de más recordarlos. Ya iremos viendo más cosas para que vuestros ordenadores vayan un poco mejor, incluso con algún truco avanzado.

Imagen destacada de Alan con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así