Tienes un pequeño negocio o una pequeña empresa de servicios y estás harto de que tus familiares y amigos insistan en que “tienes que estar” en Facebook. Tienes tu propio perfil en la red, que utilizas de vez en cuando para compartir la canción que suena en RockFM o alguna foto de las fiestas de tu pueblo, alguna noticia de actualidad e incluso alguna imagen con jirafas sonrientes o gatitos enfadados. Sabes usar Facebook, no puede ser tan difícil, y empiezas a plantearte que igual es una forma más de captar clientes.

Si finalmente te decides, aquí van doce consejos para que tu travesía por la red de redes sea, al menos, satisfactoria.

1. Pregúntate..

¿Cuál es mi motivación para abrir una página de Facebook? ¿Qué espero conseguir? ¿Cuál va a ser mi estrategia? ¿Quién va a gestionarla? Hazte muchas preguntas y si no te convencen las respuestas, date un tiempo para pensarlo mejor.

2. Piensa

Parece obvio pero a poco que nos demos una vuelta rapidita por páginas de Facebook queda muy claro que pensar no es el fuerte de sus gestores.
Si no eres un usuario profesional antes de abrir una página de Facebook es recomendable buscar algún post o tutorial que te ayude a tomar decisiones. La primera y más importante es no dejarte llevar por el impulso de crear un perfil personal para tu página. Tienes que crear una página de empresa.
También tienes que tomar decisiones en cuanto al nombre de la página, el texto para presentarte las imágenes de portada y de perfil, qué estrategia vas a usar, qué tipo de contenidos vas a compartir… Vas a tener que dedicar mucho tiempo a pensar en tu página de Facebook.

3. Sigue otras páginas, lee, consulta

Casi seguro, todo lo que se te pueda ocurrir a ti ya se le ha ocurrido antes a alguien de quien puedes aprender. Consulta, lee, estudia… y si sigues otras páginas, tanto de negocios o empresas similares a la tuya como de otras que no tengan nada que ver, podrás observar qué tipo de estrategia siguen, qué contenidos son más compartidos o comentados, qué funciona y qué no. No se trata de que copies, porque cada empresa debe decidir su propia estrategia, pero sí puedes aprender mucho a mejorar tu página.

4. Diferénciate

Busca qué te diferencia como empresa y explótalo. Esta recomendación sirve tanto para tu negocio o empresa como para tu presencia en Facebook. Aporta contenidos originales, de esos que tus seguidores no habrán visto en muchas otras páginas.

5. Analiza

Si vas a tener una página en Facebook tienes que tener muy claro que tu trabajo no acaba con publicar varias veces al día y ponerte muy contento con los “Me gusta” que reciban tus post. Tienes que dedicar tiempo a analizar las estadísticas para saber cuándo se producen los picos de visitas, el sexo, edad y procedencia de los visitantes, a qué hora se conectan, qué tipo de post tienen más impacto y alcance, etc.

6. Planifica

Una vez has analizado las estadísticas, utiliza los resultados para planificar la publicación de contenidos, teniendo en cuenta que puedes hacer cambios si es necesario. Elaborar un calendario de publicaciones te ayudará a actualizar en las horas más adecuadas con contenidos variados y atractivos.

7. Sé constante

Si no tienes una marca muy conocida (pero muy muy conocida), lo tienes difícil con lo del éxito fulgurante. El simple hecho de abrir una página de Facebook y que tus amigos y conocidos la sigan no va a hacer que tus ventas suban como la espuma inmediatamente. Ni a largo plazo, a lo peor. Las redes sociales son una herramienta más en la estrategia de marketing y comunicación y requieren de tiempo, disciplina y constancia para crecer poco a poco, consolidarse y fidelizar a los seguidores y aumentar el número de clientes.

8. Comparte contenidos de otros

Hay pocas empresas que puedan permitirse el lujo de compartir únicamente contenido propio: los medios de comunicación, las grandes empresas con grandes campañas de publicidad y actividad constante… Si eres una pequeña empresa o negocio es poco probable que generes suficiente contenido propio (vídeos, imágenes, textos, novedades, etc.) de interés para publicar y compartir contenidos de otras páginas enriquecerá tu muro.

9. Escucha y responde

Facebook es un canal más que te aporta información sobre los gustos y necesidades de tus potenciales clientes. Escucha sus quejas, sugerencias y felicitaciones.

10. Participa

Responde a los comentarios y preguntas, participa en la conversación. Las redes sociales son bidireccionales, si no estás preparado para responder a comentarios en Facebook, tanto positivos como negativos igual deberías volver al punto uno y seguir pensando.

11. Acude a profesionales

Sea cual sea la actividad de tu empresa es probable que acudas normalmente a profesionales: contables, electricistas, asesores laborales… ¿por qué no haces lo mismo para gestionar tu imagen en las redes sociales? Ahora, eso sí, no dejes la gestión de la página de tu empresa en Facebook en manos del primer singermorning que te diga que es community manager. Haz lo mismo que harías al contratar a cualquier otro profesional: pide referencias. Y sobre todo, SOBRE TODO, no la dejes en mano de tu cuñado o de tu sobrino, el de los videojuegos.

12. Be water, my friend

Observa, analiza, sé maleable, acepta las críticas y aprende de ellas. Adáptate al canal. Facebook tiene su propio lenguaje, acomódate y disfruta.



No lo olvides: antes de abrir una página de Facebook para tu empresa o negocio, piénsalo bien. Es una acción más de comunicación y como tal debes emprenderla: con profesionalidad, estrategia y visión empresarial. No se puede garantizar que así se vaya a tener un éxito fulgurante e inmediato, pero sí que tu empresa no va a hacer el ridículo en la Red.



Imagen destacada correspondiente a la página de creación de una página de Facebook.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Mayte Pérez


Periodista de formación, renacentista por convicción y bloguera por amor. Y rubia a veces. Ahora también escribo en el Hype.