Aunque parezca que aún queda mucho para primavera (o verano), todos sabemos que el tiempo pasa en un plis plas y en menos de lo que crees, llegará el día. El gran día, tu gran momento. Lo tienes todo preparado (o eso crees). Y sin embargo tienes esa sensación de que faltan cosas, de que a última hora algo va a salir mal, de que te falta tiempo y algo más… Deja ya de preocuparte: aquí van unos cuantos consejitos para aprovechar cada instante del día de tu boda (con tiempo suficiente para que te puedas organizar):

1. No dejes nada para el último momento

En otras palabras, haz listas. Sin miedo. Haz un cronograma, con tiempo, de las cosas que tienes que preparar y ve cumpliéndolo. Te ahorrarás muchos sofocones de última hora.
Algo que las novias solemos olvidar es que alguien tire arroz o pétalos o pompas de jabón al día siguiente. Ténlo previsto y encárgaselo a alguien.

2. Procura descansar la noche anterior

Parece de perogrullo, pero entre los nervios, las visitas o las cenas, te será complicado acostarte pronto y estar relajada esa noche. Prepárate un baño relajante. Ponte música chill-out.

3. Carpe diem

Lo que en román paladino quiere decir aprovecha el momento. Tu boda es hoy. Ni fue ayer ni lo seguirá siendo mañana. No hace falta que estés pendiente de todo, delega, pero aprovecha para pensar en las sensaciones que estás viviendo para poder recordarlas para siempre.

4. Ten pensado qué quieres hacer con el ramo

Regalarlo, sortearlo, tirarlo a la multitud… o sólo a las solteras (o solteros). Tú decides, que para eso es tuyo.

5. No te pilles el pedal desde primera hora

Es complicado no hacerlo porque desde que acaba la ceremonia te estarán ofreciendo todo tipo de bebidas alcohólicas, cócteles y demás. Por no hablar de la comida regada con vinillo, la sobremesa… los copazos del baile… Vale más empezar suave, créeme…

6. Prepara un discursito

No hace falta que escribas un testamento, pero seguro que en un momento de la comida te apetecerá decir unas palabras de agradecimiento para los invitados y es mejor no improvisar demasiado.

7. Utiliza una barra de labios de larga duración

No serás capaz de recordar el número de veces que se manda a los novios besarse. Si eliges una barra de labios permanente lo tendrás más fácil y sólo necesitarás un gloss para retocarte de vez en cuando.

8. Reserva unos minutos para cada invitado

Probablemente será el día de tu vida que menos tiempo tengas sensación de tener. Incluso que más rápido se pase. En un momento dado de la comida (que suele coincidir con los postres) toca pasearse por las mesas y saludar a todo el mundo. Reserva un ratito para cada uno.

9. Come

Otra perogrullada… Pero entre los nervios, la gente, el lío y las ganas de seguir organizando y que todo salga bien, muchos novios se quedan sin probar bocado. Procura delegar en alguien de confianza para que vaya avisando al maitre. Tú a lo tuyo.

10. Ten preparados unos zapatos de reserva para el bailoteo

Hay novias que se cambian el vestido, directamente. Yo no propongo tanto. Ya que has invertido en un traje que sólo te vas a poner ese día, aprovecha y lúcelo… pero ten preparados unos zapatos cómodos para que ni los tacones ni eventuales rozaduras te amarguen la existencia.

11. Pide a alguien de confianza que recopile los mails de quienes están sacando fotos compulsivamente

Ya te imaginas para qué. En el fragor de la batalla se te olvidará y seguro que querrás tener recuerdo de esos momentos que fueron inolvidables para cada uno de los invitados. El mundo, desde otros ojos, se ve de otro color 😉

12. Sé tu misma

Probablemente sea el mejor consejo. No impostes. Procura que el vestido, el maquillaje y el peinado sean como tú: sofisticados si tú lo eres, cómodos o lo que sea, pero que sean como tú. Así no tendrás que ser otra durante todo el día.
Si te apetece bailar, baila. Si te apetece llorar, llora. Si te apetece reírte, ríete.

Y, sobre todo, ¡disfruta mucho!, que se pasa muy rápido.

Imagen de mi boda, licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.