El cuidado ocular debería ser un hábito normalizado, debemos ser conscientes de que si sufren algún daño irreversible no pueden ser sustituidos por otros y que a través de ellos recibimos la mayoría de la información que llega a nuestro cerebro, por la tanto nos gustaría hacer algunas recomendaciones a seguir para mantener una buena salud ocular:

1. Tener una alimentación saludable

Incorpora frutas y verduras a tu dieta habitual. Son una importante fuente de antioxidantes que el cuerpo no genera por sí solo y necesita de su aporte en alimentos para mantener unos valores básicos. Éstos ayudan a la prevención de enfermedades como la Degeneración Macular o problemas vasculares como en diabetes e hipertensión

2. Protege tus ojos de los rayos solares

Evita exponer tus ojos al sol sin el debido filtro de protección UV. Utiliza gafas con filtros adecuados para estas radiaciones dañinas. El exceso de exposición al sol, puede dañar la retina y acelerar la aparición de ciertas patologías oculares como cataratas, ya que los tejidos oculares tienen memoria y su efecto se acumula. Sería recomendable el uso aunque vayamos por la sombra y en días algo nublados ya que los rayos UV pertenecen al espectro no visible y aunque no los percibamos llegan a nuestro sistema visual

3. Descansa los ojos

Cada hora de trabajo de lectura prolongada o de pasar frente a la pantalla del ordenador, hacer un descanso, levantarse de la silla y andar, mientras movemos nuestros músculos y descansamos nuestros ojos. Cuando notes el cansancio en los ojos, realizar parpadeos continuos durante algunos minutos para que estos se humedezcan. Intenta limitar la cantidad de horas en el ordenador. Por último, es importante colocar la pantalla en el mismo plano en el que se encuentra nuestro rostro, para no tener que forzar el cuello y mantenerlo tensionado mientras trabajamos

4. Consulta a profesionales de la salud sobre el uso de lagrimas humectantes

Cuando te encuentres en situaciones como ambientes secos con calefacción, aire acondicionado, en trabajos continuados con ordenadores o cuando vayas a mantenerte despierto durante un largo período de tiempo, consulta a tu optometrista acerca del uso de gotas humectantes. Ya que con ayuda de estas gotas se produce un alivio ocular por la humectación de la superficie del ojo algo seca por estas actividades, sobre todo cuando está en ambientes cargados.

5. Acude a revisiones visuales una vez al año a partir de los 40 años

A partir de esta edad, acude a revisar tu salud ocular, al menos una vez al año para controlar tu presión ocular, o antes, si existe en tu familia antecedentes de glaucoma. También para controlar el estado de tu retina, principalmente si eres diabético o hipertenso, ya que una buena prevención puede evitar daños visuales irreversibles

6. Realizar revisiones pediátricas ante el comienzo escolar

Una de las causas del fracaso escolar son los déficits visuales no tratados o disfunciones visuales no diagnosticadas, por lo que revisiones anuales en niños puede ayudar a superar estas dificultades escolares. Además en la infancia es la época de detectar disfunciones visuales que más tarde tendrán respuestas menos satisfactorias a los posibles tratamientos.

7. Miopías elevadas y embarazos

Si tienes una miopía alta y estás embarazada o piensas quedarte, sería recomendable someterte a un exámen visual con especial atención al fondo de ojo, ya que en estos casos el ojo está más predispuesto a desprendimientos de retina, de vítreo etc

8. Protección ante algunas actividades

En la práctica de algunos deportes es recomendable el uso de gafas de protección ante agresiones químicas y físicas que pueden recibir nuestros ojos (natación, esquí, casa, squash…). Además de para algunos trabajos en bricolaje, fábricas o jardinería para evitar otro tipo de agresiones. Se recomienda el uso de gafas con lentes orgánicas (policarbonato) para que no se produzcan roturas en caso de traumatismos o entrada de cuerpos extraños

9. Lesiones oculares leves

Aunque pienses que es leve, cuando se produzca alguna lesión ya sea física o por algún componente químico, es muy recomendable acudir a una revisión del responsable de la visión (ya sea optometrista, que en caso de lesión lo derivará al oftalmólogo o al oftalmólogo directamente) para que evalúe la lesión y haga un diagnóstico correcto

10. Mantener una buena higiene ocular

La higiene ocular es algo muy a tener en cuenta para evitar riesgos futuros. Una limpieza periódica de párpados y anexos oculares es imprescindible para una buena salud ocular, sobre todo en usuarios de lentillas ya que va a evitar futuras complicaciones o infecciones oculares que pueden llegar a ser graves

11. Tener una buena iluminación en el trabajo

La falta de luz o su mala colocación provoca que el trabajador tenga que forzar la vista, generando fatiga ocular y disminuyendo, por tanto, su productividad. Esta afirmación la sacamos de un estudio que indica que la buena iluminación aumenta en hasta un 20% la productividad y reduce las bajas laborales. Os recomendamos luz natural en lo posible y evitar sombras, reflejos, luces azuladas y superficies claras en paredes y techos para reflejar la luz

12. Evita automedicarte

Si tienes ojo rojo, picor, escozor o sufres cualquier tipo de traumatismo ocular, no utilices colirios o fármacos sin la supervisión y diagnóstico correspondiente, ya que el uso de un mal tratamiento o la no finalización del mismo puede ser aún más perjudicial, pudiendo crear resistencias al fármaco y repetición de las infecciones por un tratamiento incompleto..

No lo olvidéis: los ojos son para toda la vida, así que cuidarlos.

Imagen cortesía de Stephen Poff, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Arantza García


Arantza García, asesora de imagen y responsable de redes sociales de Óptica Mtz. de Lizarduy. Además de mamá de dos criaturas maravillosas, amante de nuestra ciudad, Vitoria-Gasteiz, la tecnología y el Handmade. Puedes leerme en mis blogs: Mamá teclea y acuna y Vitoria ayer y hoy . También en mi Facebook, mi Twitter o mi Pinterest.