Cuando te dan un premio, te da por ponerte trascendental y echar la vista atrás y cosas de esas.

No iba yo a ser menos, así que hace unos días recordé el montón de búsquedas que hice en Google de consejos para bloggers cuando empezaba a escribir el blog y me he dado cuenta de que hay unos cuantos de ellos que no he seguido.

En algunos casos no los he seguido por ir aplazando la toma de ciertas decisiones, en otros por imposibilidad y, en alguno de ellos, tras haberlos probado y no encontrarme cómodo o pensar que no se ajustaban a la línea editorial del blog.

El motivo de compartirlos no es para que nadie siga mis pasos, más bien me gustaría transmitir que para tener una voz propia en tu blog, llámalo marca personal o como quieras, conviene conocer los caminos que otros han seguido pero, al final, hay que abrir uno propio.

1. Escribe artículos cortos.

Internet es un mundo en el que todo sucede a gran velocidad y, por ello, los contenidos se consumen a gran velocidad.
Incluso teniendo en cuenta que muchos post no se leen, sino que se escanean, algunos autores recomiendan escribir post de entre 300 y 500 palabras para que su lectura sea más amena. Tras uno de los últimos cambios de algoritmo de Google, los post de más de 700 palabras son considerados por el buscador como de mayor interés, por lo que se añade otro factor a tomar en cuenta para decidir la extensión de tus artículos.

En mi caso, puede que por mi poca habilidad a la hora de sintetizar, o porque los temas que toco requieren de más desarrollo, pero suelo escribir de 800 a 1.000 palabras por post.

2. Dividir los post

Una de las soluciones que se suele ofrecer cuando alguien tiene un texto largo es la de dividir el post en partes y hacer una serie, porque se supone que la suma de los post tendrá más lecturas y, además, los lectores esperarán con ansiedad los próximos post.
Tengo que decir que lo he probado en un par de ocasiones y los resultados no me convencen. Por un lado, el análisis de las lecturas de estas series no me hace pensar que la fórmula funcione tan bien, pero es que, en mi propia experiencia como lector, suelo evitar los post que se desarrollan en varias partes.

Por último, estoy convencido de que un post que trate un tema a fondo y lo haga bien, teniendo una extensión razonable, hará mucho más por tu reputación como autoridad en la materia, que un post desperdigado en partes, diseñado para generar más visitas.

3. Publica a diario o muy a menudo

A no ser que tengas un blog con varios autores, como este, es muy difícil encontrar temas para publicar a diario, especialmente en algunas temáticas en las que no hay muchas novedades o en las que los temas a tratar son densos.
Por lo general, en los blogs temáticos, hay un cierto nivel de repetición cuando la frecuencia de publicación es alta y, en no pocos de ellos, se terminan descuidando detalles importantes como la revisión de los textos o el uso de buenas fotografías.

Además, hay que tener en cuenta que un lector de blogs suele leer un buen número de ellos. Yo mismo he dejado de seguir alguno por lo excesivo de su producción, especialmente aquellos en los que la temática se desvía un poco de mis intereses.

Por ello, suelo publicar, generalmente, con frecuencia semanal.

4. Publica en los mejores días

Supuestamente, los lunes y miércoles son los mejores días para publicar, ya que hay más lectores potenciales esos días. El martes suele ser menos efectivo, y el jueves y el viernes no son malos, aunque suelen estar más relacionados con contenidos de ocio, dada la proximidad del fin de semana.
El fin de semana no suele haber demasiadas publicaciones porque el número de lectores potenciales es mucho menor, con la excepción de las últimas horas del domingo.

Por lo tanto, pudiera parecer una buena idea publicar el lunes o el miércoles porque hay más lectores potenciales. Sin embargo, también hay muchas más publicaciones, por lo que llegar a esos lectores puede ser más difícil, ya que hay más “competencia”. A veces, una publicación en un día más tranquilo o fin de semana puede ser más efectiva.

En todo caso, se trata de probar. No suelo tener un día fijo para publicar, aunque lo hago más en lunes y jueves.

5. No republiques contenidos

Supuestamente, Google penaliza en sus búsquedas los contenidos duplicados. Por lo tanto, a la hora de publicar algunos artículos en otros blogs o portales temáticos, puede parecer un inconveniente. Lo ideal sería poder escribir un artículo original cada vez que quieras colaborar en una de estas publicaciones, pero esto no siempre es posible.
Para que no te preocupes demasiado, ten en cuenta que, con cierta frecuencia, comprobarás cómo tus contenidos han sido publicados sin tu autorización en otras publicaciones, cuando no plagiados directamente.

Por lo tanto, en mi opinión, lo importante es tener la mayor difusión posible y confiar en la calidad de tus contenidos para posicionarte en Google y en la mente de tus lectores. En mi caso, republico mis artículos en varias publicaciones profesionales de España y Latinoamérica y suelo atender a peticiones concretas.

6. Estructura tu post para ser escaneado

Como he dicho antes, muchos lectores no leen, escanean. Incluso hay estudios que han descubierto el Patrón de lectura en F, que viene a decir que el lector se interesa por los primeros párrafos y por las las primeras palabras de cada párrafo, perdiendo interés con cada nuevo párrafo.
Por ello, se recomienda colocar lo más relevante de la información en los primeros párrafos y tratar de mantener la atención resaltando frases en negrita, presentando parte de la información en listas e intercalando alguna foto más.

Estos consejos se pueden seguir en función de la temática del blog, de la temática, de la profundidad del post y de la línea editorial del autor. En mi caso, lo he utilizado en ocasiones, pero para la mayoría de artículos recurro a la estructura narrativa clásica: planteamiento, nudo y desenlace.

7. Utiliza “títulos mágicos”

Todos lo hemos intentado alguna vez. Un buen título es el gran responsable de que un texto se lea. Hay cantidad de recomendaciones para elaborar títulos utilizando fórmulas que han demostrado que funcionan, como utilizar listas (Una docena de …), ofrecer soluciones (Como acabar para siempre con…) y muchos otros.
Nuevamente, estas técnicas encajan en ciertas temáticas más informales, pero para blogs más orientados a lo profesional resultan un tanto chuscas y faltas de originalidad.

En mi caso, procuro evitarlas, y las utilizo solo cuando el formato del post es más informal y cuando la exposición lo justifica.

8. Dedica poco tiempo a corregir

Pues sí, me he cruzado con este consejo no pocas veces. Parece que la inmediatez de internet pueda justificar todo y ciertos lemas no ayudan, como “lo perfecto es lo enemigo de lo bueno”. En ciertas temáticas puede ser vital que el post se publique cinco minutos antes o después, pero para la mayoría no es así.
Vale, no se trata de hacer un post perfecto, pero hay que preocuparse de estructurar bien la información, de vigilar la ortografía, de seguir unas mínimas normas de puntuación, además de pulir el texto para evitar redundancias y coletillas.

Por último, la guinda de un post es la fotografía que lo ilustrará, y hay que dedicar un tiempo a encontrar una que pueda potenciar el texto, y editarla si así se necesita.

La profesionalidad que puede puede transmitir un texto quedará arruinada por una redacción improvisada, faltas de ortografía o una fotografía insulsa e inadecuada.

Pues sí, se ha notado que le doy mucha importancia a este tema.

9. Preocúpate por el SEO

Antes de que los SEOs se me echen encima, diré que el SEO es importante. De hecho, una amplia mayoría de las visitas a un blog vienen de Google.
Pero el SEO me ha quedado como asignatura pendiente, por lo que lo más que he hecho es tratar de enfocarme en unas palabras claves, usándolas sin exageraciones, e intentando etiquetar y categorizar bien los post.

Lo importante es que en ningún momento olvides que escribes para personas, no para máquinas, y que si lo que escribes le llega a tus lectores, más tarde o más temprano, terminarás bien posicionado, en Google, o en la mente de tus lectores.

10. Utilizar dominio y hosting propios y WordPress.org

Los blogs como WordPress.com permiten crear un blog en unos pocos minutos, sin costes y sin preocupaciones de fallos en el servidor u otros problemas potenciales que existen en un blog más profesional, como WordPress.org.
Para empezar están bien, aunque llega un momento en que, para hacer un uso más profesional y darle un toque más personal, hay que plantearse el cambio. En WordPress existe un proceso de migración supervisado por ellos mismos que, con un pequeño coste, permite dar el paso sin sobresaltos. Si no, siempre está el recurso de acudir a un profesional, para que te ayude en la migración y en la personalización del nuevo blog.

No obstante, hay excelentes blogs que aún siguen con un blog gratuito y tan felices.

En mi caso, me ha pasado como cuando te toca tirar unos zapatos y comprar otros: estás tan cómodo que te resistes a dar el paso, pero creo que el momento ha llegado ya.

11. Utilizar una plantilla o theme profesional

Es algo muy parecido al punto anterior. Las plantillas o themes profesionales ofrecen mayores posibilidades de personalización y más funcionalidades que las plantillas gratuitas. Además, las plantillas gratuitas más conocidas, son usadas por miles de bloggers, y esto no ayuda a diferenciarse ni a potenciar tu marca personal.

12. Crear una base de datos de lectores

Tener una base de datos de tus lectores te permite enviarles boletines periódicos, o newsletter, para tener un contacto más personal con tus lectores y que en un futuro puedes necesitar si escribes un libro y quieres que tenga difusión, o si organizas cursos o charlas.
Es otra de las cosas que sé que tengo que hacer pero, por ahora, me limito a usar la herramienta que WordPress proporciona para ello.



Para concluir, me gustaría recomendar que solo tomes estos puntos como experiencias y que tomes tus propias decisiones. Al final, lo importante es escribir y escribir, no preocuparse tanto de seguir reglas y probar.

Y no te preocupes, después de escribir muchos post, habrás encontrado tu estilo, o él te habrá encontrado a ti.

Fotografía destacada cortesía de futureshape, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Celestino Martínez


Es asesor, formador y conferenciante. Lleva más de 20 años dedicado al mundo de las ventas y el retail. Escribe en publicaciones profesionales de marketing, retail y personal branding de España y Latinoamérica. Su blog ha ganado los Premios de la Blogosfera del Marketing en 2012.