¿Se puede aprender de la experiencia ajena? Aunque no todos los científicos comparten la afirmación de que el sobrevivir en Ciencia se puede enseñar sino que se tiene que aprender por darwinismo, Etxenike está convencido de que es mejor aprender de la experiencia de otros ya que la parte de la experiencia personal es inevitable, así que si te puedes ahorrar cometer errores ajenos, eso que llevarás de ventaja.

En el Principio de indeterminación, Heisenberg habla de que no podemos saber con exactitud variables complementarias: si sé dónde está, no sé dónde va ni qué camino llevará, etc.
En este sentido, no se puede hablar de científico. Hay muchos tipos distintos de científico, como hay muchos caminos para hacer Ciencia. Sólo hay que tener curiosidad intelectual, orgullo profesional y ambición, deseo de reputación y posición (incluso poder y dinero).

Los científicos no quieren descubrir para saber, sino saber para descubrir.

Por encima de todo, la Ciencia es Creatividad. Sólo hay una forma de poder hacer ciencia, que es aprendiéndola con los que la hacen bien.

En los últimos 50 años se da una profesionalización de la investigación. Hoy los investigadores necesitan interactuar con otros y esta habilidad se debe desarrollar al comienzo de la carrera investigadora.
Este es el mensaje principal de esta conferencia: este kit de supervivencia puede variar dependiendo del campo de investigación, pero se puede aprender.

Pedro Miguel Etxenike, catedrático de física de la materia condensada de la Universidad del País Vasco, con numerosos premios, entre los que podemos destacar el Príncipe de Asturias de Investigación Científico Técnica, el Max Planck o el Dupont dio ayer una conferencia en San Sebastián y, además de los consejos anteriores, fundamentalmente teóricos, bajó a la mina con los más de 100 jóvenes asistentes, para contarles, desde su experiencia, qué es lo mejor que puede hacer un joven científico en sus primeros pasos de carrera:

1. Elige un buen destino

¿Dónde voy? Pues si puede, debe ir a un sitio que le interese, que le haga ilusión, que le guste la investigación que se lleva a cabo…

2. Elige un buen supervisor

No hay un criterio claro, pero hablar con los investigadores del grupo y saber cómo se investiga es una buena pauta.
En este punto, un consejo fundamental a los profesores jóvenes es que nunca vean a los estudiantes de doctorado como asistentes de investigación. Son cosas distintas. Los estudiantes de doctorado son valores en sí mismos, no son asistentes de los profesores ni deben considerarse como esclavos de su director de investigación.

3. Elige un buen proyecto

Es complicado saber qué problemas son importantes y nunca sabes si en un momento dado de la historia, un problema tiene solución. Lleva el mismo esfuerzo solucionar un gran problema que solucionar detalles técnicos complejos que no tienen mucha relevancia.
Cada vez crecen más las cuestiones abiertas y sin solución, así que hay cada vez un más amplio número de cuestiones a contestar, así que una buena elección de un proyecto es fundamental… También los viejos problemas pueden dar lugar a nuevas vías de investigación. Aunque tampoco nos tiene que quitar el sueño. Las buenas avenidas de investigación siempre pueden llegar. Tener en cuenta también el efecto escaparate.

4. A nadar se aprende… nadando

Lee, pero no te pases. Elige cuidadosamente tus lecturas.
Aprender no es llenar un vacío. Requiere pasar lo existente por una visión crítica para convertirlo en propio. Es la diferencia entre saber y entender.
Todos debemos tener una caja de herramientas con las que trabajar. Cuantas más herramientas tengamos, más seremos capaces de hacer y más rápido. Las herramientas que desarrollas cuando eres joven son las que más útiles te resultarán para siempre.
Como nadar, como montar en bicicleta.

5. Sé ambicioso

Debemos llevarnos al límite. Pero, ojo, demasiada ambición puede ser frustrante o llevarte a tomar la dirección equivocada o a nublarte el juicio.
Que tu mayor ambición sea dejar tras de ti algo de valor…

6. Timing

Las claves del éxito son: termina alguna investigación y hazte conocido y útil.
Puede que resolver un problema global te lleve dos años, pero tienes que ir fijando hitos en tus actividades. El proceso infinito de actualización puede llevar a cero contribución

7. Trabaja en dos proyectos que estén relacionados

Si uno no funciona… con un poco de suerte los otros sí funcionarán.
Te libra de la angustia de no avanzar y te ayuda al período de incubación.

8. Aprende a comunicar

Ciencia es, por encima de todo, creatividad, pero en segundo lugar, es comunicación.
Aprende a hablar. Aprende a escribir tus charlas y seminarios. Prepara tus entrevistas de trabajo.
Aprende a preparar propuestas.
Métete en la perspectiva de tu público y hazte preguntas como si estuvieras escuchando tu propia charla para ver si la encuentras entretenida e interesante. Y jamás des la impresión de que te preocupan más las diapositivas que lo que tú estás diciendo.

9. Cree en tus ideas

No pienses que tus ideas no valen frente a las de gente con renombre. Pero tampoco te enamores de ellas.
Medawar dice que la intensidad de la convicción de que una hipótesis es verdadera no tiene nada que ver con si es cierta o no.
Sé crítico, pero no te excedas en las críticas. Obsesiónate con el problema, pero no con la productividad… Newton descubrió la ley de gravitación universal pensando continuamente en ello.

10. Cultiva las relaciones personales

Aprende de otros. Como estudiante, aprendes más de tus colegas que de la autoridad… como profesional sucede lo mismo. Además, es importante colaborar en tu misma área, pero también en otros campos, así expandirás tus horizontes.

11. Ética

Bien sea por la apropiación indebida del trabajo de los más jóvenes por parte de sus mentores (cosa poco frecuente), por citar únicamente los trabajos más recientes de investigadores que te han apoyado (mientras tú te remontas a tiempos remotos en los tuyos) o no citar adecuadamente otras investigaciones o investigadores en cuyos trabajos te has basado.

12. No seas envidioso

Esto implica disfrutar con las experiencias compartidas por otros y, por supuesto, colaborar. La clave está en las sinergias que surgen con estas colaboraciones. Colaborar es un lujo cuando funciona bien, aunque a muchos científicos les vaya bien en solitario.

Todo un lujo escuchar a Etxenike en vivo. Los que no hayáis tenido la suerte de hacerlo, tenéis la charla grabada, para no perder ningún detalle.

Consejos a un joven científico – Pedro Miguel Echenique from Euskampus Fundazioa on Vimeo.

Investigadores, ¿qué opinais? ¿Os sentís reflejados en vuestros inicios? ¿Está siendo así vuestra experiencia?
Fotografía destacada cortesía de Planeta Sapiens via photopin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.