¿Qué es un blog personal?

Entre todos los miles de blogs que existen, ¿Qué es lo que define un blog personal, un buen blog personal de todos los demás? ¿Qué es lo que hace que los lectores empiecen a leerlo, se enganchen y acaben estableciendo una especie de vínculo con el bloguero que está al otro lado?

No hay recetas mágicas, ni consejos perfectos ni una docena de pasos a seguir para crear un buen blog personal. Como en todo hay mucho de suerte, de instinto y curro, mucho curro. Por supuesto hay gente que transmite más y gente que transmite menos… la vida es injusta y no todos somos iguales.

1. Escrito por una persona

Esto parece una perogrullada pero no lo es. Si en un blog escriben 2, 3 ó 4 personas ya no será un blog personal, es otra cosa. Cuando escribes con más gente aparte de tus intereses, tus impulsos y tus ideas, entran en juego condicionantes como ¿pega que escriba esto? ¿al otro le parecerá bien? ¿no le parecerá bien? ¿encajará en el tono que tenemos entre todos? ¿Me repito con el tema?

2. No es un diario

Un buen blog personal no es un diario. No se trata de contar tu vida pormenorizadamente en plan “Querido diario” porque eso es un aburrimiento para el que lo escribe y para el potencial lector. Nadie, o casi nadie tiene una vida tan emocionante como para que su actividad diaria sea merecedora de ser registrada por escrito y menos de ser leída por otros. A no ser que estés atrapado en una isla desierta y te estés buscando la vida, seas astronauta o estés trepando el Everest… un diario online no interesa a nadie y a ti tampoco porque es una manera muy tonta de pasarte el día dándote cuenta de que no haces nada interesante en tu vida.

3. Temática variada

No cuentes tu vida, pero cuenta cosas. Anécdotas, historias, libros, música, recetas, cabreos, recuerdos, ideas, pensamientos, viajes… Todo lo que haces que seas tú y que te apetece escribir. Piensa en ponerlo por escrito para ti, para aclararte, para ordenarlo, para darte cuenta de que es una total gilipollez.

Si solo escribes de fotografía, de ciencia, de libros o de recetas… no es un blog personal, es un blog de fotos, científico, de literatura o de cocina. Esto parece una obviedad pero a veces las obviedades hay que decirlas.

4. Encontrar el tono

El tono es lo que unifica el contenido en un blog personal. El tema puede ser variado, se puede hablar de una anécdota vital, de un pensamiento, de un libro, de una peli, de cualquier chorrada y lo que le dará coherencia y cohesión al contenido debe ser ese tono personal.

Hay que encontrar un tono, uno que sea propio, único, característico y reconocible.

Un tono que te defina y con el que estés cómodo.

Un tono que todo aquel que lo lea lo reconozca y en el que tú también te reconozcas.

5. Crear un universo

Un blog personal crea un universo de personajes, ambientes, situaciones y lugares que es a la vez reconocible y común y a la vez especial y característico. No vale inventárselo, tiene que ser real, común y cotidiano pero especial por la manera en que lo iluminas, lo cuentas y lo transmites. Cada uno tiene su propio universo personal lleno de referencias únicas, de señales y de personas especiales, solo hay que pararse a mirarlo, verlo y aprender a contarlo.

6. Crear un lenguaje

Escribir un blog personal no significa ser escritor profesional. No hay que buscar un estilo, hay que escribir con un lenguaje que te defina y con el que estés cómodo. Un lenguaje que cuando te releas no te provoque vergüenza ajena. Un lenguaje que defina lo que te ocurre y lo que cuentas. A ser posible un lenguaje que no copies de nadie. Repito que no eres académico de la lengua, asi que puedes inventarte palabras, expresiones, frases y conceptos que no se le hayan ocurrido a nadie pero que sin embargo encajen perfectamente con lo que quieres transmitir. Puedes incluso cargar de otro significado palabras que ya existen. Si además de crear ese lenguaje personal resulta que hay gente que dice “justo esa palabra define lo que me pasa a mi”… sabrás que has acertado. Y eso mola.

7. Cuenta lo que quieras

En un blog personal sólo hay que contar lo que a uno le apetezca contar o tenga la necesidad o el impulso o las ganas. No es un compromiso, no es una obligación ni contigo mismo ni con los lectores (en caso de tenerlos). No es un testimonio de tu vida ni un acta vital. Puede haber cosas de tu vida que no te apetezca contar y eso es perfectamente legítimo. Hay cosas que se escriben y cosas que no. No se trata de hacerse el misterioso, sencillamente el blog eres tú, pero no TODO tú.

8. No finjas

La única manera de estar cómodo con un blog personal es reconocerte en lo que escribes y cómo lo escribes. Nadie está permanentemente en un estadio de euforia happy ni hundido en las miserias de la tristeza suprema, nadie está permanentemente cabreado con el mundo ni nadie vive siempre al límite. No escribas como si toda tu vida fuera una nube rosa o un nubarrón de depresión porque te aburrirás.

9. Diviértete y disfrútalo

Un blog personal tiene que transmitir a tus potenciales lectores la idea de que te encanta escribirlo, y eso solo puedes hacerlo si de verdad te gusta escribirlo. No hay ninguna obligación de escribir un blog, si lo haces tiene que ser porque te guste hacerlo, porque lo disfrutes, porque lo necesites, porque te mole… si lo haces por obligación ni lo disfrutarás tú ni el que lo lee.

Un blog personal es solo tuyo y como se suele decir “te lo follas cuando quieres”. No tienes ningún compromiso con nadie. Lo escribes porque te apetece y porque quieres y es para tí. No escribes para que te lean aunque obviamente quieres que te lean pero en el momento en que al escribir piensas en qué querrán leer otros estás muerto y ya no es un blog personal.

10. Es tu blog y eres tú

“Nobody gets to be you except you. Nobody gets your point of view except you. Nobody gets to bring to the world the things that you get to the world- uniquely get to bring to the world except you. So saying that there are enough writers out there, enough directors out there, enough people with points of view, Well there are, but none of them are you. And none of those people is going to make that you are going to make. None of them is going to change people and change the world in the way that you could change it” Neil Gaiman.

No se trata de cambiar el mundo, pero es así. Todos nos lavamos los dientes pero sólo tú puedes contar cómo te los lavas tú de una manera especial y personal.

11. Aprende a encajar los comentarios

Tener un blog personal implica que haya gente que te lea, mucha o poca. Habrá gente a la que le gusta lo que cuentas y cómo lo cuentas y habrá gente que te deteste y le parezcas un cretino. Hay que saber valorar cada cosa en su justo medida. Obviamente los comentarios favorables son más fáciles de digerir y te hacen sentir mejor y en cierta manera recompensado por lo que escribes, pero siempre hay que pensar que no son a tí como persona sino a tu faceta como bloguero.

Los comentarios desfavorables o directamente hostiles molestan, crispan y pueden llegar a entristecer, pero esto es como la vida real, no le puedes gustar a todo el mundo.

12. Marca personal

Empiezas creando un blog personal para contar cosas, un blog personal con el que estás a gusto, con el que disfrutas y gracias al cual vas descubriendo cosas de ti mismo que no sabías. Se convierte en algo con lo que te identificas plenamente y que cambia y mejora tu vida 1.0 ensanchando tu horizonte vital en muchos aspectos.

Creas una marca personal y después la marca personal te crea a ti.

Una marca personal reconocible por lo que escribes y cómo lo escribes. Una marca personal que identifica tu blog frente a cualquier otro blog. Una marca personal que resulta inimitable y facilmente identificable. Una marca personal que te representa y con la que estás cómodo.



Con todo esto, si te apetece y tienes ganas, siéntate y abre un blog.

Escribe, escribe, escribe.

Sorpréndete cada día por tener un tema, una idea sobre la que escribir. Y no dejes nunca de creer que nadie podría contarlo como tú.

Foto destacada cortesía de davic via photopin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Molinos


Un día abrí un blog... Pensamientos. Libros. Frivolidades. Críticas destructivas. Recomendaciones. Indignaciones. Perfiles. Cuentos "didactivos". Grandes momentos etílicos. Despellejes. Documentales. Filosofía de garrafón. Conversaciones. Recetas. Maternity. Y más... Finalista de los Premios Bitácoras y de los Premios 20Blogs 2012. Cosas que (me) pasan .