Decíamos hace unos meses que, cuando nos entra el síndrome del nido, tendemos a fiarnos de todos los catálogos de tiendas de puericultura que caen en nuestras manos. Craso error.
Por contra, efectivamente, hace falta prepararse para lo que viene. Aquí os dejo una serie de objetos que no sólo no me arrepentí de haber comprado sino que les dimos uso hasta que, en alguno de los casos, se murieron de viejecitos…

1. Hamaca balancín

El lugar ideal donde tu churumbel dormitará a ratos mientras tú haces comidas, estás en la ducha o cualquier otra actividad. Son portátiles y ahora las hay muy muy galácticas con todo tipo de accesorios, peluches y juguetes colgados.
Desde el mes hasta que empiezan a andar, al año, más o menos.
hamaca balancín

2. Cuna de viaje

No sólo es útil en caso de irse de viaje, que también, como su propio nombre indica. Es que son más baratas que los parquecitos y son ¡¡casi idénticos!!
Lo utilices como cuna (con un colchón) o como parque, la cuna de viaje será tu compañera desde los 5-6 meses, cuando empiezan a mantenerse sentados hasta el año y medio o dos años en que se te suicidan por encima de la cuna y no es plan.
cuna de viaje

3. Bañera cambiador

Si no quieres terminar con los riñones al jerez, es conveniente que el baño de la criatura se produzca en un sitio que te resulte cómodo. La bañera normal no lo es, dado que al bebé hay que sostenerle para que no se caiga al agua, por debajo de las axilas sujetándole la cabecilla. Así, las bañeras portátiles plegables son un inventazo. Se llenan de agua y se desaguan sobre la marcha. Además, suelen tener encima un cambiador, que es el colmo de la comodidad (prueba a cambiarles un pañal encima de una cama, como hacían nuestras madres).
La bañera se usa desde el nacimiento hasta el año más o menos. El cambiador, mientras lleven pañales, otro año más.
bañera cambiador plegable

4. Mantita (conocida también como toquilla o arrullo)

Desde que nacen, para que estén siempre calentitos cuando les cogemos en brazos hasta que van al cole y tienen que llevar una mantita para taparse en la siesta. Para las piernas en los paseos primaverales y veraniegos en los que por la tarde cae la fresca.
arrullo

5. Manta-pijama o saco de dormir

No son lo mismo lo uno que lo otro pero sí que cumplen la misma función.
En ambos casos, suplen edredones, colchas y demás, facilitando no sólo los movimientos del bebé, sino su movilidad en la casa (o en la calle…)… ¡con el pijama puesto!
Se usan desde el nacimiento hasta que el niño se levanta de la cama por sí mismo, alrededor de los dos años o dos años y medio. En el caso del pijama manta, los hay para adulto, no os digo más.
sacos de dormir

6. Proyector musical

Proyecta en el techo de la habitación o en una pared imagenes mientras suena una melodía o sonidos de la naturaleza relajantes. Se lo puse tanto al niño como a la niña para dormir hasta que uno de los dos (no recuerdo cuál) decidió que le gustaba más como pelota que como proyector y lo mató. Aún me acuerdo de la tonada y me adormece.
A ellos les entretenía ese ratito desde que les tocaba irse a la cama hasta que se dormían y, salvo raras excepciones, no chistaban.
Desde el nacimiento hasta el año y medio.
proyector imagen y sonido para bebés

7. Bebedor

La diferencia con los vasos de toda la vida es que facilitan la deglución de las bebidas sobre todo cuando los bebés son pequeños, porque se atragantan.
Ahora hay un invento que es una tetina que se adapta a las botellitas de agua mineral, que me parece la bomba.
Desde los 6 meses hasta el año y medio o dos años en que aprenden a beber de baso o botella.
tetina adaptador para botellas de agua mineral

8. Cubiertos y vajilla

Desde que a los 4 o 6 meses se inician en la alimentación complementaria a la lactancia, necesitaremos tener cucharas del tamaño adecuado para sus minúsculas bocas. En este período podemos suplir las compras con cucharas de postre o de café, pero cuando alrededor del año, empiezan a querer ellos comer por su cuenta, conviene tener cubiertos adecuados a su tamaño.
La vajilla, realmente no es necesario que sea distinta de la nuestra, pero la realidad es tozuda y convendría que os hiciérais con unos cuantos vasos y platos de plástico…
Se utilizan desde los 4-6 meses hasta los 6-7 años.
cubertería

9. Trona

Desde los 6 u 8 meses hasta que tienen la entidad corpórea (entiéndase como una licencia literaria) suficiente como para sentarse a la mesa con los mayores, la trona es indispensable para poderles dar la comida y para poder ellos mismos comer a una altura y distancia adecuadas al plato.
Trona

10. Termómetro electrónico

Nadie quiere ponerse malo y mucho menos que se pongan malos los niños, pero tarde o temprano llegará y cuando llegue el momento, será bueno tener a mano un termómetro. Prohibidos los de toda la vida de mercurio, lo cierto es que los termómetros de axila son un rollo en los bebés porque se mueven sin parar y las mediciones no son fiables.
En casa tenemos este Braun Thermoscan y estoy encantada de la viiiiida. En un pis pas mide la temperatura y es super fiable.
Braun Thermoscan

11. Sábana fantasma

El cojoinvento. Es una bajera que tiene una especie de camiseta con cremallera. Sirve para que los niños no se caigan de la cama cuando son muy pequeños… Ni se vayan de excursión cuando no deben, claro.
Se usan desde que se les pasa de la cuna a la cama (aproximadamente con un año) hasta que aprenden a salirse de la sábana por su cuenta, momento en el cual, ya deja de tener sentido 🙂
sábana fantasma

12. Protectores de colchón

Supongo que no hará falta que ponga una foto ni que diga lo que son. Tener varios, para quita y pon, es una de las mejores inversiones que podrás hacer. No sólo te librará de escapes cuando llevan pañal aún, es que cuando les quitamos el pañal, de cuando en cuando también se les puede escapar… A veces vomitan, a veces se les escapa el agua de la botellita que tienen en la mesilla. Yo diría que el número ideal, por niño, es de tres. Y conviene, además, que estén en perfecto estado, porque a la mínima, el plástico se corrompe y tendrás escapes de los escapes.

¿Qué artilugios os resultaron imprescindibles a vosotros? Contad… contad…

Fotografía destacada cortesía de dulcelife via photopin cc


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.