Las metodologías Ágiles de desarrollo de software imponen como punto de visibilidad una Demo al cliente con lo realizado en la iteración de desarrollo que se cierra. Esta muestra de visibilidad es crucial, porque los principales interesados del proyecto validan si el dinero que están invirtiendo en el producto que les estás desarrollando, es parecido a lo que ellos quieren. La instancia de la Demo también nos da la oportunidad de corregir el rumbo si es que estábamos desviados y podemos dejar contentos a todos mostrando lo logrado hasta ahora.

Sin embargo, esta instancia es vilmente desperdiciada por infinidad de Managers, que desaprovechan la situación de estar mano a mano con el cliente para fortalecer la relación.

Los siguientes puntos son algunas cosas que considero buenas prácticas a la hora encarar una Demo con el cliente.

1. Contar una historia

Si bien tenemos que mostrar que hicimos lo que estaba comprometido de la iteración, lo que procede es contar una historia. Arrancar con el valor al negocio que agrega la iteración, saber por qué lo que hicimos hará mejor el producto con respecto a como era antes, cómo lo afrontamos y qué desafíos tuvimos para cumplir ese hito.

Hay culturas que son más afines que otras a las historias (como la estadounidense), pero siempre es mejor relatar una historia que solo mostrar puntos aislados.

2. Armar un guión

He visto presentaciones donde nos olvidamos de cosas para presentar que hemos hecho. Armar un guión de por donde ir, con palabras clave, el orden en que vamos a presentar las cosas, cómo las vamos a mostrar, a quienes haremos participar y cuando; es fundamental para llevar orden en la presentación.

3. Seleccionar un buen presentador

Muchas veces elegimos a alguien con buen seniority para que hable, pero hay veces que elegimos de manera incorrecta al presentador. La persona que presenta tiene que tener ‘soft skills’ (teniendo en cuenta el idioma) y que pueda llevar a la gente con la conversación sin necesidad de meterse en detalles técnicos. Para detalles técnicos o reingenierías, contamos con los técnicos que están dispuestos a participar si es necesario. Un funcional o un Tester suelen tener más soft skills que los mismos Arquitectos.

4. Ensayar

Hay que ensayar las presentaciones, por más que se sientan incómodos haciéndolo. Steve Jobs ensayaba y los Rolling Stones todavía ensayan a pesar que tienen más de mil años. No entiendo por qué nosotros nos creemos distintos y no ensayamos.

Ensayar nos da un buen flujo a la hora de hablar y es inclusive mucho más recomendable hacerlo si tenemos que hacer la demo en un idioma natal que no es el nuestro.

5. Demo Interna

Hacer una demo interna siempre es bueno. Alguien del equipo (o fuera del equipo también) tiene que ponerse del lado del cliente maldito y cuestionar cosas, preguntar y desafiar lo que está hecho para que en la demo no nos derriben.

Tenemos que ser sólidos y poder explicar por qué hicimos las cosas como las hicimos y no que fue obra de la casualidad.

6. Conectividad

Hoy en día, las demos suelen ser vía Web. Me cansé de ver inconvenientes técnicos a la hora de mostrar los productos. Los inconvenientes técnicos no sólo destruyen nuestra demo, sino que el mensaje que le damos al clientes es pésimo; te vendo tecnología, pero ni siquiera puedo manejar algo básico como una comunicación telefónica.

Es imperativo tener resuelto antes de cada demo y testeado el tema de la conectividad, sea un puente telefónico, sea Joinme, sea WebEx, sea cual sea. Tener todo listo para que se pueda empezar en hora y no haya que esperar por inconvenientes técnicos.

7. Disponibilidad del producto al cliente

Cuando empezamos la demo, tenemos que decir cómo vamos a distribuir el entregable para que fuera de lo que estamos mostrando, el cliente pueda jugar y darnos feedback o hacer preguntas.

El hito de la demo es mostrar lo que estamos entregando y estamos entregando implica que el cliente tenga acceso.

Este punto se hace mucho más válido cuando lo que estamos entregando es una aplicación móvil.

8. Relacionar lo mostrado con lo comprometido

Si bien tenemos que armar una historia, no dejemos de mostrar que cumplimos con los criterios de aceptación de cada una de las historias pactadas Y que cumplimos con todas las historias.

Seamos creativos en cómo mostrarlo para no tener que ir de acá para allá con la herramienta con la que registramos el progreso.

9. Dar lugar a que el cliente se exprese

En ocasiones, nos sentimos incómodos porque tenemos la sensación que el cliente nos va a triturar con el feedback que nos va a dar y terminamos sacándonos de encima la Demo para cumplir con el trámite.

Esto, lo único que logra es quitarle credibilidad a nuestro trabajo. Las demos es un momento donde el cliente siempre tiene opiniones de cómo hacer las cosas mejor o cómo podríamos encarar las cosas en un futuro. Es cierto que debemos moderar a los que nos dan feedback demasiado creativo y nos dicen cosas irrealizables, pero escuchemos y tomemos nota.

10. Duración

Siempre prefiero las demos cortas. Media hora para todo. La gente que está viendo (y que nos interesa que vea) suele tener la agenda abarrotada de reuniones, haciéndola corta y efectiva, podemos asegurarnos que los que queremos que estén, estén.

Por otro lado, la gente puede mantener la concentración no más de media hora en el producto que le estás mostrando, es preferible que todos estén enfocados en ese momento.

11. Incorporar nuevas ideas

La demo, es un momento excelente para proponer cosas nuevas que no se han tenido en cuenta. Tienes a todos los interesados del producto prestándote atención y tú teniendo el estelar de la charla.

Si ves que se puede complementar lo que están haciendo con nuevas tecnologías, nuevas prácticas, nuevas opciones, nuevos arreglos, ¡lo que sea! Hay que proponer. El cliente siempre quiere que se le propongan nuevas ideas a que del otro lado tenga un proveedor inerte.

12. Pasión

La pasión de la persona que habla, es tan fuerte en el mensaje como el mensaje en sí mismo. Lo podemos observar inclusive en cualquier Keynote de Apple en donde tanto Steve como Tim Cook hablan desde sus tripas de sus productos y Tim no tuvo demasiado para mostrar desde que está como CEO, sin embargo, llega con el mensaje por la pasión que le pone.

La pasión hace que el cliente crea en lo que estás haciendo y que te siga con las ideas y decisiones que estás tomando. La pasión en el mensaje transmite seguridad en que lo que se está haciendo es lo correcto y que es el lado para el cual debemos ir.

Desafortunadamente, no hay formas de “ensayar” la pasión. La pasión por el producto que estás construyendo se tiene o no se tiene. Con lo cual, volvemos al punto de elegir quién da la demo.



Las metodologías Agiles de desarrollo han marcado un nuevo terreno, sobre todo en lo que es Offshoring en donde le dió un elemento que con la metodología Cascada carecían, que es la visibilidad de lo que se está haciendo. La Demo es ese punto de visibilidad que debemos saber aprovechar y aparte, debemos aprender a utilizar.



Imagen destacada cortesía de The DEMO Conference via photopin cc


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Diego Varela


IT Program Manager hace algunos años y trabaja en operaciones hace tantos otros. Hice cualquier cosa en el mundo IT, desde programar, testear, administrar bases de datos, administrar servidores y analizar requerimientos por más de 18+ años. Argentino en muy buena ley, aunque he vivido por acá y allá. Los recepcionistas de los hoteles ya me reconocen de la frecuencias que tienen mis viajes.