Una de las mayores aspiraciones del ser humano es sentirse libre, fuera de la atracción de la gravedad… volar. Algo que hacemos en sueños y que hasta el siglo pasado no ha sido posible técnicamente, aunque desde el mito de Ícaro y Dédalo parece que ha estado en nuestro ADN surcar los cielos, más que el arrastrarnos por el suelo.

Desde los prototipos ya más serios de Da Vinci hasta los aviones actuales hay mucha diferencia. Y, visto desde fuera y que alguien me corrija si me equivoco, tampoco que haya avanzado mucho la aviación (al menos la comercial) desde los años 60, especialmente si tenemos en cuenta que hasta la década de los 90 no se construyó el primer avión diseñado totalmente por ordenador. Algo que es medianamente lógico si tenemos en cuenta el coste y la dificultad de amortización de todos estos aparatos.

Quizá por eso me atrevo a escribir este post. Vamos a ello.

1. Flyer I

Buen, no es que este avión sea el que más haya surcado los cielos, pero sí fue el primer avión que voló efectivamente. Construido por los hermanos Wright, ha pasado a la historia como el primer avión real.

2. Fokker Dr.I

Igual esto no os dice mucho, pero si decimos que fue el avión del Barón Rojo, entonces sí que os sonará de algo. El que podría ser el primer caza en el aire, dio durante mucho tiempo la superioridad aérea a los alemanes durante la Gran Guerra.

3. Spirit of St. Louis

El primer avión que surcó el Océano Atlántico sin escalas, desde Nueva York hasta París, se calzó la friolera de 33 horas y media de viaje sin parabrisas para poder alojar el depósito de combustible extra que permitió semejante hazaña para aquella época. Y luego llegó el Concorde…

4. Junkers Ju 52

Unos de los aviones de peor recuerdo de la historia reciente de nuestro país. 23 de estos aparatos junto a varios Messerschmitt alemanes y varios más italianos se cebaron con la población de Gernika, el 26 de abril de 1937. Un avión que no sólo estuvo presente en la Guerra Civil española, sino también prestó servicio como avión de carga (su función principal) incluso después de la Segunda Guerra Mundial.

5. Mitsubishi A6M Zero

Uno de los cazas más famosos de la II Guerra Mundial gracias a un episodio muy concreto: Pearl Harbour. Uno de los cazas de más largo alcance de aquella época, le dio la superioridad hasta 1942 a Japón en el frente del Pacífico. Maniobrable a la par que frágil (apenas llevaba blindaje) hizo estragos hasta que se pusieron las pilas los Aliados. Menos mal.

6. Boeing B-29 Superfortress

Cuatro motores de más de 2200CV, 30 metros de largo, 43 de envergadura, más de 5.000 kms de radio de acción, 11 tripulantes… Una obra de ingeniería dedicada por y para la guerra. Y protagonistas de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, puesto que desde dos de estos aviones (el Enola Gay y el Bockscar) se lanzaron las bombas que provocaron la masacre de miles de personas.

7. Messerschmitt Me 262

Otro avión alemán de finales de la II Guerra Mundial que se granjeó el dudoso honor de ser el primer avión de reacción producido en masa y del que unos 300 ejemplares entraron en combate y que podrían haber decantado la guerra a favor de la Alemania nazi. Menos mal que no fue así.

8. de Havilland Comet

Hay muchos aviones a reacción comerciales, pero éste, de tecnología británica, fue el primero de ellos. Retirado de servicio por varios accidentes, supuso la entrada de la tecnología de reacción en el mundo real, más allá de la guerra.

9. Tupolev Tu-144

Si hablamos de aviones supersónicos, seguramente todos penséis en el Concorde, pero este monstruo soviético más rápido, más grande y más salvaje superó al Concorde en todo. Menos en la autonomía, ya que no podía hacer vuelos transoceánicos sin escalas por la ineficiencia de sus motores.

10. Concorde

El consorcio formado entre British Aircraft Corporation y Aérospatiale dio como resultado este avión supersónico que todos recordamos como uno de los más grandes, ya que permitía realizar el trayecto París-Nueva York en apenas tres horas y media. Una maravilla de la técnica a la que se le atragantó la crisis del petróleo de 1973 y que nunca fue rentable. En 2003 y tras un desastroso accidente y numerosa controversia, finalmente dejó de prestar servicio. Por cierto, aterrizó en Valladolid hace ya casi 25 años.

11. Antonov An-225

Es el avión más grande construido hasta la fecha. ¿Por? Su peso máximo de 640 toneladas, puede cargar hasta 250 toneladas en su interior o servir de lanzadera de un transbordador Burán. Cada vez que despega, el avión que le toque hacerlo después tiene que esperar unos 15 minutos debido al vendaval que provoca. Toda una salvajada.

12. Lockheed F117 Nighthawk

Un avión más feo que pegar a un padre con un calcetín sudado. El primer avión indetectable por el radar, entró en servicio a mediados de los años 80, como bombardero, a pesar de estar concebido como un caza de ataque. Sustituido por otro que es quizá igual de feo, pero al menos no te cortas con una de sus afiladas aristas, el B2 Spirit.

Todos estos aviones tienen en común que ya no prestan servicio (aunque el único An-225 parece que aún anda volando por ahí de vez en cuando). Muchos de ellos tienen historias tristes a su alrededor, especialmente los cazas, pero muchos de los grandes avances técnicos desde los años 50 parecen haber salido de la mente militar.

Imagen destacada Tupolev TU-144 de timeyres, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así