Los periodistas somos personajes inquietantes. Sabemos de todo sin saber de nada. Somos expertos en dar una solución rápida a un problema lento y nos ganamos la vida reduciendo la realidad a “breves”, vídeos de un minuto y artículos de 300 líneas.

Aún así, nos gusta. Nos gusta esa especie de vanguardia del enteradillo, en la que hay que haber oído todo sin haber escuchado nada. Ahora, en cambio, internet trastoca muchos de los hábitos de trabajo de los periodistas, si no jóvenes, sí de mediana, avanzada o terciaria edad. Para eso está esta docena de aplicaciones para periodistas con las que podrás ahorrar tiempo, trabajo y varias dioptrías.

Como aviso a navegantes, baste decir que algunas de ellas tendrán propósitos más periodísticos que otras. Esto se debe, más que otra cosa, a que el periodismo del que hablamos no es sólo periodismo: se trata de un todo que cualquiera puede hacer, se trata de comunicación más que de periodismo. Porque en la mezcla está el gusto.

1. Storify

Es, con toda probabilidad, la herramienta más periodística de las que enumeraremos. Desde su nacimiento en 2010, Storify se ha convertido en una de las herramientas imprescindibles de la nueva forma de hacer periodismo que trae internet. Usada por grandes medios (Al-Jazeera, PBS y más), Storify nos permite crear una historia en la que, además de nuestro texto, iremos insertando vídeos de YouTube, tweets, fotos de Flickr o Instagram y búsquedas de Google. Nueva narración al servicio de los nuevos medios.

2. Evernote

El Santo Grial del olvidadizo. La Biblia del ordenado. Evernote se ha convertido en el mejor programa para guardar nuestras notas, páginas web, artículos para leer más tarde o ideas. Tiene tantos usos que aprovecharlo al máximo es casi imposible. Además, su carácter multiplataforma le dota de herramientas aún más prácticas (como la grabadora automática en la versión móvil o de tableta). Simplemente imprescindible.

3. TweetDeck

Gestores de redes sociales hay muchos. Aquí recomendamos TweetDeck por su popularidad y porque, probablemente, es uno de los mejores junto con HootSuite. Destacar su sencillez de uso, su facilidad para agregar cuentas (Twitter, Facebook, LinkedIn, entre otras) y su versión de escritorio con ventanas de actividad. A esto, se añade la imprescindible capacidad para poder programar tweets.

4. Google Reader

No es que sea el mejor lector de Feeds del mundo mundial pero, al integrarlo con el resto de herramientas del entorno Google, el Reader destaca por sí solo. Aunque escaso en opciones, te permite estar al tanto de tus suscripciones a blogs o páginas de noticias. Puedes ordenarlos por carpetas o con etiquetas de forma sencilla (arrastrar y a otra cosa). Ideal para complementar con Evernote y, así, poder guardar los temas de inspiración para artículos en uno y los lugares de donde sacaras la información en el otro.

5. Google Docs

Repetitivo, sí, pero imprescindible. Trabajar con Google Docs para un periodista es ser prácticamente ubicuo. Documentos repletos de opciones para olvidarnos del maldito Word y sus mil y una pijadas. Sus archivos se pueden compartir fácilmente y, además, permiten la edición a múltiples manos: mientras tú escribes, tu compañero puede estar corrigiendo el párrafo anterior sin mayores problemas. Una maravilla para escribir, tomar notas y seguir.

6. Scribd (o Issuu)

Documentos online a go-go. Estos dos kioskos online nos permiten subir nuestros propios documentos para que puedan ser vistos en formato de revista digital. Aunque en Scribd uno tiene que aportar contenido para descargar contenido, lo que nos importa aquí es la posibilidad de crear nuestros propios artículos online o nuestras revistas sin necesidad de pasar por el editor. Además, se respetarán los enlaces que el pdf que subamos tenga en el origen y, si no, podemos editarlos online (aunque si podéis evitar el editor de Issuu, confuso y nada práctico).

7. SoundCloud

Sonidos, sonidos y más sonidos. Con SoundCloud podemos subir todas aquellas cosas que grabemos (Declaraciones, demos de voz, audios imposibles) a la red y tenerlos disponibles para insertarlos en cualquier página web. Una pequeña maravilla de funcionamiento atractivo y buena calidad.

8. Kit Creativo de Google

Sí, de nuevo los chicos que no hacen el mal. En esta ocasión, con otra herramienta que te permite editar tus fotos con una especie de mini Photoshop (muy mini) para su posterior publicación en internet. Todo, lógicamente, desde tu cuenta de Google+. Aunque su funcionamiento aún no es todo lo que promete, nos permite recortar, contrastar y añadir los suficientes efectos como para arreglar esa foto tomada con el movil.

9. PhotoPin (o CC Search)

O cualquiera de los otros buscadores de fotografías bajo licencia de Creative Commons. El que sea, como PhotoPin nos puede ayudar a encontrar la foto correcta para nuestro artículo sin vulnerar ningún derecho ni aprovecharnos del trabajo de alguien. Además encontraras fotografías de calidad, que ya es mucho.

10. Archive.org

Aunque no sea una aplicación en sí misma, merece la pena darse una vuelta por Archive.org. Aquí podremos encontrar millones de recursos en vídeo de imágenes antiguas, sin derechos de autor con las que hacer nuestros vídeos (dándoles, eso sí, un toque muy vintage). Es aquí donde veremos esos míticos vídeos del gobierno estadounidense que ven Los Simpson en clase. Imprescindible y descargable. Y también hay audios.

11. Dropbox

La madre del cordero. Con Dropbox dispondremos de alojamiento en la nube (sí, ahí) de una forma precisa, útil y sencilla. Nos permite almacenar dos gigas (que en páginas o en audios es mucho) que podremos visualizar desde cualquier ordenador con internet. Permite compartir las carpetas fácilmente y es perfecto para el trabajo de redacción desde múltiples puntos. Diga adios al frio FTP.

12. Ifttt

Quizá sea la aplicación más nueva y a la que más le queda, pero su funcionamiento la hace perfecta para sincronizar tareas. IFTTT nos permite secuenciar hechos bajo el lema de “Si pasa esto, entonces, hacemos esto” (If this then that). Con un funcionamiento muy sencillo, una vez que nos registremos podremos pedirle que mande un mensaje cuando alguien comience a seguirnos en Twitter, que descargue a DropBox las fotos en que somos etiquetados y así hasta casi el infinito y más allá utilizando multitud de aplicaciones.

Habría muchas más que esta docena de aplicaciones para periodistas. Habría otras (como Pulse News, FlipBoard o el propio Spotify con su biblioteca de sonidos) que harán que tu forma de encontrar contenidos y consumirlos aumente tu visión de los temas que puedes tratar o los reportajes que puedes hacer.

Todo en una profesión en constante cambio; una profesión que ya no es lo que era porque, simplemente, nada es lo que antes parecía ser. Y, por supuesto, si conocéis más (que seguro) no dudéis de dejarlas en los comentarios. Para que podamos progresar, aprender y seguir modificando una profesión que es de todo menos inmutable.

Imagen destacada obtenida del Flickr de NASA Goddard Space Flight Centre, con licencia Creative Commons


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Alex Sanz Vicente


Emprendedor a salto de mata, hizo realidad su sueño de echarse broncas a sí mismo al fundar Microbio Comunicación una empresita de diseño, web y contenidos dónde hace para sí mismo lo que antes hacía para otros. Además, cuando le dejan, le gusta locutar cosas y textos e incluso salir de fiesta hasta ver amanecer