En los tiempos que corren, el refugio de la mayoría de la gente está en encontrar algo con lo que evadirse y olvidarse de las preocupaciones del día a día, el estrés del trabajo, el paro, “no llego a fin de mes”, mi jefe es un h…, mi marido me pone los cuernos, etc, etc, etc… Qué mejor forma de evadirse que con el deporte, las audiencias televisivas de la mayoría de los deportes están subiendo cada vez más en tanto en cuanto los problemas de la sociedad también lo hacen, es como una especie de “droga” con la que dejar todo a un lado.
Es en este punto donde yo pretendo establecer una serie de analogías entre valores que el deporte posee y que también encontramos en las empresas, sean del tipo que sean:

1. La Confianza

En todos los deportes hablar de confianza es sinónimo de buenos o malos resultados. Cuando un deportista o equipo cosecha malos resultados, siempre se argumenta que es por falta de confianza, y es que la confianza, tanto la propia (confiar en uno mismo) como la ajena (que te den confianza para…) es una de las claves del éxito deportivo… y empresarial también. Los comerciales para vender necesitan que sus jefes confíen en ellos y les trasmitan esa confianza, sabiendo que esa confianza traerá el fruto esperado. Los gerentes confían en que sus mandos intermedios velarán por el buen funcionamiento de la maquinaria empresarial, y así en todos los estamentos y departamentos de la empresa.

2. Disciplina

Para llegar a ser un deportista de élite se necesita, desde bien pequeño, cantidades ingentes de disciplina, incluso mayores a las deseadas y recomendadas en esas edades donde a veces se decide apostar el todo por el todo, y ya lo dijo un día una gran mujer: “señores, la fama cuesta, y aquí es donde vais a empezar a pagarla, con sudor…” La disciplina y entrenamientos requeridos para triunfar en el deporte son igualmente necesarios en las empresas, no entendiendo la disciplina como la “esclavitud” de un horario infernal o “aguantar” a un jefe déspota, y si entendiéndola como el proceso de formación y aprendizaje continuo que se requiere para ser un gran profesional.

3. La superación personal

¿Qué gran deportista no es ejemplo por su superación personal?, todos, absolutamente todos se marcan retos personales, objetivos a los cuales ser capaces de llegar, como por ejemplo Nadal a repetir su número 1 en la ATP, Messi a batir registros de goles o más cercano, el equipo Europeo de la Ryder Cup de golf que ha protagonizado la mayor remontada de la historia en esa competición, esto no es posible sin ese espíritu de superación personal. Y es que no hay nada como la superación personal para hacer crecer a las Empresas. Éstas están compuestas por personas y la superación diaria de las mismas marcará el futuro de la empresa. Si los trabajadores tienen metas alcanzables por las que pelear diariamente y conseguimos que centren sus esfuerzos en ello conseguiremos “máquinas” de rentabilidad a la vez que hacemos que crezcan profesional y personalmente.

4. La estabilidad emocional

Cuántos ejemplos de deportistas con un tremendo potencial no han llegado a conseguir los éxitos esperados por todos debido a inestabilidades emocionales, casos como Ronaldinho, Guti, Sergio García, Iago Lamela, y una interminable lista hacen que los clubs y entrenadores centren gran parte de sus entrenamientos en refuerzos emocionales. Potencia sin control no vale para nada. Esta misma estabilidad emocional es fundamental para las empresas y éstas, al igual que los entrenadores de los deportistas, cuidan cada vez más las “emociones” de sus empleados, el llamado “salario emocional”, beneficios sociales, viajes, premios, que hagan sentirse al trabajador estable, tranquilo, querido y, sobre todo, involucrado en un proyecto común.

5. La orientación a resultados

El deporte profesional no se entiende sino va ligado a la competición y a la consecución de unos resultados. Mantener la tensión suficientemente como para ser competitivo en todo momento e la esencia del deporte en si, del mismo modo que la esencia de las empresas es la consecución de unos objetivos de venta para obtener un Beneficio. Las fuerzas de venta deben estar claramente orientadas a la consecución de unos resultados, casi diría yo que en todos los departamentos de la empresa, haciendo de esta forma partícipes de los resultados a todos los empleados de la misma.

6. El trabajo en equipo

Ya sea en deportes colectivos como en los individuales, el trabajo en equipo es vital; en los colectivos por la cohesión que todos los miembros han de tener en todos los aspectos, físicos, psíquicos…; en los deportes individuales emerge la figura del entrenador, del preparador físico, etc, que ha de estar milimétricamente medida para la puesta en punto perfecta del deportista, no puede fallar ninguna pieza. Extrapolando esto al mundo empresarial, no hay empresa de éxito donde todos sus departamentos no estén en constante interacción y comunicación; reuniones interdepartamentales e internas así como la unión y comunicación de todos será prioritaria para el buen devenir de la empresa.

7. La comunicación

Ya que hablamos de comunicación, que sería del deporte sin la comunicación, entendida esta en toda la extensión de la palabra, tanto interna como externa (medios de comunicación, redes sociales…). la comunicación entre el deportista y los miembros de su equipo es la base fundamental en la resolución de los problemas que puedan surgir tanto en el día a día como en la competición. Del mismo modo, la comunicación en los medios es fundamental para la divulgación de éstos, y la puesta en marcha de toda la rueda mediática y publicitaria que tantos beneficios da a los deportistas y sus clubes. Esto debería ser un espejo para las empresas, y, si bien la comunicación interna está más estandarizada, nos encontramos en que el auge de las redes sociales ha superado las capacidades de adaptación de las empresas, perdiendo éstas la oportunidad de aprender e interactuar con millones de posibles clientes que están en la red. Adaptación señores, o morir.

8. El respeto

Es un concepto muy de moda actualmente en el deporte. Desde instituciones tan mediáticas como la FIFA o la UEFA están protocolizando en el estamento arbitral el concepto “RESPECT”, siendo ejemplo para millones de personas. Estos árbitros, pero no solo en el fútbol sino en todos los deportes, sancionan durísimamente a todos los deportistas por faltas al respeto como el racismo, insultar, escupir y todo tipo de acciones que nada tienen que ver con el deporte. En el mundo empresarial cada vez más se tienen en cuenta factores como el respeto al trabajador. El método látigo está en desuso en favor de métodos modernos de motivación, donde el respeto por cada miembro del equipo es fundamental para alcanzar los objetivos.

9. El liderazgo

Tanto en la dirección de los equipos deportivos, como en la composición de los mismos siemre emerge la figura del líder. Un buen líder es capaz de sacar lo mejor del equipo en situaciones críticas (Olazabal en la pasada edición de la Ryder Cup, Guardiola en la final de la Champions de hace 3 años…), ya que en los momentos fáciles las cosas suelen fluir. Así mismo en los equipos siempre aparecen los líderes naturales, aquellos que por diversos motivos, veteranía, sabiduría, inteligencia, templanza o saber estar, son capaces de trasmitirlos al resto. Cuando las empresas crecen confían los proyectos a aquellas personas que destacan de entre el resto, en puestos donde son necesarias virtudes como la capacidad de comunicar , de motivar… Es en estas situaciones donde los líderes naturales se ven, no se buscan ya que están ahí. Esta figura, bajo mi punto de vista, es la más importante para las empresas ya que un buen líder consigue un 200% del equipo donde esté.

10. La victoria

La esencia del deporte a nivel profesional es la búsqueda de las victorias. Toda la confianza, disciplina, esfuerzo y demás puntos tratados hasta aquí están encaminados todos ellos hacia la victoria. Ésta, como todo lo demás, debe estar bien gestionada. De la victoria debemos sacar conclusiones positivas y negativas, puesto que de no hacerlo se puede caer en la relajación y la relajación lleva siempre a los malos resultados. De esta forma, las empresas han de ser capaces de gestionar sus éxitos puesto que de lo contrario el fracaso llamará a sus puestas y es que la correcta gestión del éxito se consigue con delegación en personas correctas, estabilización en momentos de euforia y, al igual que en los deportes, sacando conclusiones negativas que el éxito pueda generar.

11. La derrota

Deportivamente es la consumación, salvo excepciones, del trabajo mal hecho. No justificarse y autocriticarse hace de los deportistas crecer hasta llegar a la cima. Analizar, procesar y corregir son las enseñanzas que la derrota nos aportará, tanto a nivel deportivo como empresarial. las empresas son muy vulnerables a los malos resultados, mas aún que los equipos deportivos (que también) y, generalmente, si no analiza, procesan y corrigen los errores estarán con los días contados. Las cosas nunca son por casualidad, si las cosas van mal es porque estamos haciendo algo mal y siempre tendremos margen de mejora.

12. El público

El deporte sin público no existiría, sin más. Desde el origen del deporte como exhibición/competición en Olympia, ya las autoridades daban días festivos para que el pueblo disfrutara de los juegos, igual pasó con los Romanos que hacían disfrutar a los ciudadanos de semanas de juegos y eventos en sus estadios. Hoy en día, el fin de semana acoge la mayor pare de los eventos deportivos del planeta para llegar al mayor número de personas posible. Y es que sin público, los clientes para las empresas, estas no existirían. Un proverbio chino decía: “El cliente es el Rey”, todos los esfuerzos, repito, todos los esfuerzos empresariales deben ir enfocados a la búsqueda constante, la atención personalizada y la retención por servicios de los clientes. Eso si, sin confundir servicio con servilismo.

¿Qué otros parecidos puedes encontrar entre deporte y empresa?
Fotografía destacada cortesía de gatogrunge via photopin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Alberto Juesas

Sobre Alberto Juesas


Alberto es CEO&Founder de esteticlic.com, un buscador de centros y ofertas de belleza, salud, estética y bienestar. Además es socio en varias StartUp tecnológicas como Tabletech (menús digitales para Restaurantes y Hoteles) o Woffu (Gestor de vacaciones para PYMES). Tiene una dilatada trayectoria en dirección de equipos comerciales.